• Director: José Manuel Vidal
España
La ministra de Justicia preside las jornadas 'Constitución y diversidad religiosa' Ministerio de Justicia
La petición, que no puede ser una orden -los archivos eclesiásticos gozan de inmunidad en función de los Acuerdos Iglesia-Estado-, recuerda que dichas denuncias "han tenido una enorme repercusión pública"

(Jesús Bastante/Agencias).- "Es necesario arrojar luz sobre unos hechos que nuestra sociedad no puede permitirse seguir manteniendo ocultos si desea afrontar el futuro con dignidad". La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha enviado esta mañana una carta al presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, en la que le reclama toda la información que la Iglesia española tenga sobre casos de abusos sexuales a menores.

En concreto, el Ejecutivo solicita al Episcopado todo tipo de información que tenga en su haber sobre investigaciones o procedimientos internos de agresiones y abusos sexuales en instituciones eclesiásticas". La petición, que no puede ser una orden -los archivos eclesiásticos gozan de inmunidad en función de los Acuerdos Iglesia-Estado-, recuerda que dichas denuncias "han tenido una enorme repercusión pública".

Por ello, ofrece a la Iglesia española la posibilidad de "abordar conjuntamente" el fenómeno de los abusos sexuales a menores por la "sincera preocupación" que mantienen ambas instituciones por estos hechos.

 

 


 

 

En la carta se señala que el Gobierno está tramitando el Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia (en la que instituciones católicas como la Universidad Pontificia Comillas han tenido mucho que ver), que tiene como objetivo otorgar una especial protección a los niños, niñas y adolescentes frente a cualquier tipo de maltrato físico, psicológico y emocional.

Entre los aspectos que se regularán, estará la ampliación de la prescripción de los delitos, que las víctimas habían solicitado no prescribieran y que la normativa estipula que comenzará a contar cuando las víctimas cumplan 30 años.

En su carta a Blázquez, Delgado subraya que los abusos a menores, "sean en el seno de la Iglesia como en cualquier otra institución, no pueden ser ocultados ni considerados como hechos privados", sino que merecen "el máximo reproche social y, cuando proceda, la contundente respuesta del ordenamiento jurídico penal".

La petición de la ministra se suma a la que este martes llevó a cabo ante la Fiscalía General del Estado, para conocer el número y estado de tramitación de todos los procedimientos penales abiertos en instituciones religiosas. La solicitud a la Conferencia Episcopal se refiere a aquellas investigaciones internas, que no siempre se han comunicado ante la Justicia, en situaciones dependientes de las diócesis, pues las relativas a congregaciones religiosas deben seguir otro camino.

Finalmente, la ministra subraya los esfuerzos de la Iglesia por erradicar estos comportamientos con la creación del ‘Protocolo de actuación de la Iglesia en España para tratar los casos de los delitos más graves cometidos contra la moral por parte de los clérigos' o el ‘Protocolo de actuación según la legislación del Estado' para abordar estos casos, que obliga a denunciarlos aun cuando hayan tenido conocimiento de ellos en el ejercicio de su ministerio. Además, alaba el compromiso de la Conferencia Episcopal por haber creado una comisión que actualice los criterios a seguir.

 

La respuesta por parte de la CEE no se ha hecho esperar. Pero ha sido, cuando menos, extraña. Así, en una nota apuntan que "en la Conferencia Episcopal no se ha recibido aún la carta a la que se refiere la declaración".

"Nos extraña enterarnos por los medios de esta petición", subraya el comunicado, que explica que "las Diócesis, Congregaciones religiosas y demás instituciones eclesiales están obligadas a cumplir las normas legales y protocolos establecidos. Así, han puesto en manos de la Santa Sede y de las autoridades judiciales españolas los casos de los que han tenido conocimiento".

"Una sincera inquietud por las víctimas, exige preocuparse de todos los ámbitos e instituciones en donde se producen los abusos para abordar conjuntamente la atención a las víctimas y las medidas adecuadas para afrontar este grave problema que afecta a toda la sociedad", culmina la nota, de un tono muy distinto del conciliador de la ministra..