• Director: José Manuel Vidal
España
Abusos sexuales

(C.D./EFE).- Ya son nueve las presuntas víctimas que han denunciado abusos sexuales por parte de Andreu Soler, el ya fallecido monje de Montserrat. Un escándalo al que los obispos catalanes se preparan para responder la semana que viene, junto con los otros casos de pederastia que se han conocido en los últimos días, en Tarragona y Girona.

Fuentes eclesiásticas han confirmado a Efe que los obispos catalanes han incluido en el orden del día de su reunión periódica de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que se celebrará el lunes y el martes en Tiana (Barcelona), los casos denunciados que afectan a un monje de Montserrat -fallecido hace ocho años-, a tres sacerdotes de la Archidiócesis de Tarragona -uno de ellos fallecido hace dos años- y a otro de la diócesis de Girona.

Las mismas fuentes han señalado que, con toda seguridad, los obispos condenarán los abusos, pedirán perdón y se pondrán a disposición de las víctimas.

Además, también volverán a conjurarse para erradicar estas prácticas en el seno de la Iglesia católica y darán instrucciones para que se apliquen en todas las diócesis y congregaciones la normativa dictada por el Papa Francisco de denunciar todos los casos, incluidos los indicios, ante la Fiscalía y aplicar todo el rigor del derecho canónico tomando medidas cautelares contra el denunciado.

 


Por su parte, el presidente del Tribunal Eclesiástico de Barcelona y doctor en Derecho Canónico, Santiago Bueno, ha explicado este jueves en Catalunya Ràdio que el Derecho Canónico obliga a denunciar también ante la justicia ordinaria cualquier caso de abusos.

Bueno ha revelado que actualmente el Tribunal Eclesiástico de Barcelona no está investigando ningún caso de abusos porque no han recibido ninguna denuncia formal.

El religioso ha señalado que para el Derecho Canónico todos los abusos de menores son delitos considerados "gravísimos" y que la pena puede incluir la expulsión de la carrera clerical, "que es la mayor deshonra para un clérigo".

El jurista ha recordado que siempre que un tribunal eclesiástico abre una causa por abusos debe informar a la Santa Sede para que en ningún caso la causa quede olvidada o no se tramite.

Sobre los abusos a menores, Bueno ha destacado que "es una llaga de toda la sociedad y es una herida que tiene que curarse en toda la sociedad, porque es muy grave que pase dentro de la Iglesia, pero también implica a otros ámbitos sociales".

Respecto a las declaraciones de personas que han sido víctimas de abusos, Bueno ha aclarado que su tribunal, que no es competente para los casos de congregaciones, que tienen su propio tribunal, no puede abrir una causa si no hay una denuncia concreta de una persona con nombre y apellidos dispuesta a seguir la causa y ha defendido que "no se pueden levantar sospechas contra todo un colectivo, eso no sería justo".

Bueno ha recordado que en la archidiócesis de Barcelona se dieron dos casos de abusos por parte de sacerdotes, uno de los cuales fue condenado por los tribunales ordinarios y otro murió antes de ser procesado.

El jurista eclesiástico ha reconocido que hay personas a las que les cuesta "abrir un proceso judicial porque comporta un cierto dolor psicológico, y no todo el mundo está dispuesto, muchos sólo quieren explicar su caso para recibir un consuelo espiritual, pero nosotros les explicamos que han de denunciar y abrir un proceso judicial".

Bueno ha reconocido que "es posible que la Iglesia se haya distraído" en algunos casos de abusos a menores y ha confesado que para él "no es agradable y es un disgusto", además de "la pena" que siente por las víctimas.

 


Ya son nueve las víctimas que han denunciado abusos en la abadía

Por otro lado, Miguel Ángel Hurtado, la primera víctima de abusos por parte del padre Andreu Soler que hizo público su caso y que ha puesto en marcha el correo electrónico: abusos.montserrat@gmail.com para que todas las personas afectadas lo denuncien, ha indicado que ya son nueve las presuntas víctimas que han denunciado abusos sexuales por parte del monje.

La propia abadía de Montserrat creó una Comisión de Transparencia para investigar los posibles casos de abusos con otra cuenta de correo a la que también han llegado denuncias.

Así, sumando las recibidas por Hurtado, las que llegan a la abadía y las denuncias que se han hecho públicas en distintos medios, este abogado y promotor de la campaña "elabusonoprescribe" señala que son ya nueve las personas que han dado a conocer sus casos de abusos.

Ha explicado que la mayoría de los denunciados hasta la fecha tuvieron lugar entre los años 70 y 80, "pero no creo que este señor parara en los 90", sino que las víctimas de los delitos cometidos a partir de entonces son todavía demasiado jóvenes como para haber digerido lo sucedido.

"Las víctimas necesitan mucho tiempo para poder verbalizar los abusos" y los que ahora denuncian tienen entre 40 y 50 años, ha apuntado.

Por eso, Hurtado se muestra convencido de que el número de denuncias irá en aumento. Mientras, este viernes Hurtado tiene previsto reunirse con la psicóloga de la Comisión de Transparencia creada por la abadía, a la que relatará su experiencia, aunque reconoce que no confía en dicha Comisión, ya que no la considera independiente.

"Tengo muchas dudas de que al final el informe vaya a ser muy crítico con la gestión de la abadía, creo que más bien es un blanqueamiento de imagen", ha lamentado Hurtado, que piensa que no se pondrá el foco en la responsabilidad de los abades como encubridores durante los años en los que ocurrieron los abusos.