Religión
Fanáticos musulmanes se manifiestan proclamando la superioridad del Islam sobre Occidente y su odio a la libertad. EP

Ahi están y esperando para hacer daño (En la última semana, han profanado una docena de iglesias en Francia y la jerarquía católica guarda silencio).

El espectro de los atentados sangrientos de Barcelona vuelve a posarse sobre España. Un canal propagandístico afín al debilitado Estado Islámico (IS) ha llamado a lanzar ataques contra las festividades de Semana Santa en España, aprovechando el inicio de las festividades religiosas.

"Dónde estáis ahora, muyaidines de Alá, cuando se os necesita", inquiere retóricamente un vídeo recién publicado a través del canal de la aplicación Telegram de la llamada Fundación Muntasir (Ultraizquierdistas insultan y agreden a cofradías de Semana Santa que incluían niños).

La grabación, de poco más de un minuto, incorpora imágenes del atentado barcelonés de verano de 2017, que mezcla con secuencias en Valencia y Málaga, con procesiones abarrotadas, y con fragmentos de un atropello o de un individuo escondiendo un arma blanca (Concejales del PSOE atacan a la Procesión de La Borriquita al grito de: "¡España mañana será republicana!").

Explica Lluis Miquel Hurtado en El Mundo este 16 de abril de 2019 que el vídeo, en castellano, imita los mensajes que en el pasado emitieron medios manejados por miembros del IS.

Insta a las llamadas células durmientes y lobos solitarios a actuar en nombre de la guerra santa (¡Arde Notre Dame!: Las 10 cosas que hacen tan importante la Catedral de París).

"Lo más interesante desde mi punto de vista es la utilización de un fragmento de audio de Muhammad Yasin Ahram Pérez, alias El Cordobés, el hijo de la Tomasa, extraído del vídeo de reivindicación de DAESH de los atentados de Barcelona", indica Carlos Seisdedos, responsable del área de ciberinteligencia de la empresa de ciberseguridad ISECAuditors (Notre Dame: La Corona de Espinas de Jesús y la Túnica de San Luis se han salvado de las llamas).

Las fuerzas de seguridad dan por muerto al Cordobés, pero no la amenaza que representaba (¿Sabes cuál es la verdadera historia de Quasimodo y por qué el personaje creado por Victor Hugo se convirtió en un símbolo de la catedral de Notre Dame?).

Las fuerzas de seguridad han contado hasta seis amenazas explícitas contra España, en lo que va de año, proferidas por el entorno islamista radical. En todos los casos se trata de meras comunicaciones virtuales.

Pero las autoridades mantienen la alerta y, con motivo de la Semana Santa, la han elevado al nivel cuatro - riesgo alto - de cinco establecidos. Uno de los objetivos es garantizar la seguridad evitando momentos de pánico innecesarios y peligrosos, como el ocurrido en la 'Madrugá' de Sevilla de 2017.

Al Muntasir, el medio que ha propagado la última amenaza, es un viejo conocido de los analistas. Ante el cierre de los canales 'oficiales' del Estado Islámico, este ha sido uno de los varios medios que les han tomado el relevo.

El pasado diciembre, en un vídeo titulado Precio caro, pagado en Barcelona, la entidad señaló a los "cruzados" que "alimentáis el radicalismo" deteniendo a "musulmanes inocentes".

El mes pasado, volvieron a apuntar a los "cruzados" tras la matanza de musulmanes a manos de un fanático ultraderechista en Nueva Zelanda.

"Nunca se puede descartar que algún seguidor de estos grupos de Telegram haga suyo el llamamiento a atentar después del visionado de este tipo de contenido", opina Seisdedos, aunque matiza:

"Considero que estos vídeos y llamamientos forman parte de una estrategia de difusión y propaganda, que se ha visto intensificada por la entrada en escena de agencias no oficiales como Muntasir Media".

Su intención, cree, es "intentar 'captar' la atención de los seguidores que podrían encontrarse en el estadio de querer perpetrar un atentado o realizar algún tipo de acción violenta en nuestro país".

El pseudocalifato del Estado Islámico fue derrocado por una alianza de fuerzas kurdas y árabes, con apoyo estadounidense y británico, el mes pasado en el este de Siria. La amenaza siguiente es la posibilidad de que sujetos afiliados al IS que huyan del control de las autoridades de allá y de aquí, en caso de retornar sin ser procesados, puedan seguir atacando.

El Daesh ha pasado de ser una suerte de administración en Siria e Irak, con simpatizantes repartidos por el mundo, a una insurgencia que busca explotar las divisiones sectarias para seguir matando.