Religión
El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde. EP

Polémicas palabras (La Iglesia reinvidica el derecho a atender a los homosexuales que acuden a pedir ayuda).

El obispo de Vitoria-Gasteiz, Juan Carlos Elizalde, ha emitido un amplio comunicado en el que asegura sentirse "manipulado" e intenta aclarar las declaraciones realizadas el pasado 18 de abril de 2019 sobre los cursos que ha impartido el obispado de Álcala de Henares para 'curar' la homosexualidad.

Elizalde destaca que al centro acuden "todo tipo de personas" que "requieren consejo y acompañamiento" normalmente "por temas afectivos y familiares". Así, precisa que el término "curación" en el ámbito eclesiástico "no tiene un sentido médico o quirúrgico sino orientativo, motivacional y saludable".

El obispo de Vitoria sostiene que cualquier persona puede pedir que se le "ayude" en un "camino para reconocerse más armónicamente en su cuerpo". Además, defiende que este colectivo "respeta las distintas orientaciones sexuales".

Para la asociación Lumagorri HAT, las palabras del prelado supusieron "un claro discurso de odio hacia las personas homosexuales" y una defensa de "las terapias de curación, que se encuentran prohibidas por numerosas leyes aprobadas en diferentes comunidades autónomas".

Por este motivo, el colectivo recomendó al obispo de Vitoria acudir a un psicólogo, y pidió a las instituciones que no secunden los actos festivos religiosos a los que acuda el prelado, los más próximos los de San Prudencio y Nuestra Señora de Estíbaliz.