Religión
Un médico. EP

Oposición frontal a las terapias para cambiar de orientación sexual (Los cursos para 'curar' la homosexualidad del Obispado de Alcalá de Henares).

El Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha subrayado que la homosexualidad no es una patología y que, por lo tanto, rechaza las terapias para curarla. Se trata de la postura de la organización ante las polémicas opiniones emitidas por representantes de la Iglesia católica relativas a algunos tratamientos para revertir la homosexualidad.

"La orientación sexual no está considerada como una enfermedad", ha enfatizado el ICOMEM. De hecho, "no consta en ninguna guía de práctica clínica como tal", ha proseguido. Esta condición, ha explicado, "no es motivo de discriminación para ninguna de las facetas del desarrollo humano" en el mundo occidental.

La institución compuesta por más de 45.000 colegiados ha recordado también que las funciones diagnósticas o terapéuticas "son competencia de la profesión médica en base a evidencias científicas y nunca a creencias".

Por otra parte, ha indicado que una de las funciones del Colegio de Médicos es "velar para que la ciudadanía tenga una información clara y rigurosa de cuáles son las prácticas médicas saludables y que quienes las apliquen o recomienden basen su actuación en estrictos criterios científicos y éticos".

En este sentido, ha rechazado "la intervención de entidades ajenas a la Medicina para ilustrar a la ciudadanía sobre lo que es anormal o una enfermedad y cuáles deben ser los comportamientos consecuentes".