• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
¿Por qué Argüello y el Camino Neocatecumenal no acompañaron al Papa en Dublín? Agencias
"¡A la batalla, haremos retroceder al demonio!" vociferó Kiko como saludo a sus fieles, en un gigantesco altar que reproducía un gigantesco Juicio Final pintado por él mismo

(Jesús Bastante).- Los días 25 y 26 de agosto, centenares de miles de familias celebraban en Dublín, junto al Papa Francisco, la gran fiesta de las familias católicas. El Encuentro Mundial de las Familias fue un rotundo éxito, ensombrecido por la telaraña de 'fake news' lanzada por Viganò y tentáculos mediáticos afines contra Bergoglio. Sin embargo, alguien no acudió. ¿Por qué?

Francisco todavía no había abandonado tierras irlandesas cuando ese domingo, a las 18 horas, la localidad murciana de San Pedro del Pinatar se convirtió en la capital del Camino Neocatecumenal. Más de 25.000 'kikos', procedentes de toda Europa, se dieron cita en un encuentro de familias que, se mire por donde se mire, resultó paralelo al oficial. Kiko se dio un baño de masas a costa del Papa. O, dicho de otra manera: Kiko no acompañó a Francisco, y al resto de familias católicas. En un viaje, por otro lado, que todos sabían resultaba especialmente delicado.

¿Por qué Kiko no acudió a Dublín con el Papa? Nadie ha dado respuesta a la pregunta, pero algunas de las palabras del iniciador del Camino durante su extenso parlamento en San Pedro del Pinatar (ante la atenta mirada del obispo, quien avaló la organización del evento paralelo al convocado por la Iglesia universal) pueden darnos alguna pista.

 

 

 

"¡A la batalla, haremos retroceder al demonio!" vociferó Kiko como saludo a sus fieles, en un gigantesco altar que reproducía un gigantesco Juicio Final pintado por él mismo. "Algunos sacerdotes se ven realmente solos mientras se derrumba la cristiandad", clamó, denunciando que "el demonio está destruyendo a la familia judeocristiana en toda Europa".

Con todo, Kiko no obvió el dolor de los abusos sexuales. "Qué tragedia la pedofilia, es algo horrible; el Papa está horrorizado", lamentó el líder del movimiento, quien quiso recordar que Francisco "está muy contento con todo lo que está pasando con nosotros".

El 26 de agosto, Francisco cerraba el Encuentro Mundial de las Familias, y uno de los movimientos familiares por antonomasia no le acompañó. Seguramente hubo 'kikos' en Dublín, nadie lo duda. Pero... ¿un EMF paralelo, a la vez? ¿Por qué Kiko no quiso hacer su ceremonia de envío al término de las jornadas, como suele hacer? ¿O es que las relaciones con Roma no son tan buenas, y a la Santa Sede no le hacía gracia que el carismático líder protagonizara el epílogo a la fiesta de las familias? En todo caso, Kiko no estuvo con Francisco. Argüello no acompañó a Bergoglio.

 

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: