• Director: José Manuel Vidal
Libros
James Martin, sj Agencias
Los católicos LGBT están ciertamente en las fronteras de la Iglesia y los jesuitas están llamados a trabajar en las fronteras, en las periferias

(Cameron Doody).- "Respeto, compasión y sensibilidad" hacia los católicos LGBT, para rescatarlos de las "cunetas" de la Iglesia. Este es el mensaje del libro de James Martin "Tender un puente", tal y como lo ha explicado el propio jesuita en un vídeo que colgado en las redes sociales con motivo de su traducción al español de la mano del Grupo de Comunicación Loyola.

En el vídeo, Martin, conocido defensor de la dignidad de los LGBT en la Iglesia, cuenta cómo la masacre de 49 personas en el club nocturno gay de Orlando en el 2016 dio origen a este ensayo. "La práctica totalidad de las víctimas eran personas LGBT", recuerda el jesuita, "pero lo que me sorprendió y me decepcionó fue que, a diferencia de otras tragedias similares, muy pocos obispos católicos expresaran sus condolencias".

"Era duro de creer", relata Martin, añadiendo que el silencio de la jerarquía ante esta tragedia le dio "la impresión de que, hasta a la hora de morir, nuestros hermanos y hermanas LGBT fueran invisibles".

Es una invisibilidad, prosigue Martin, que "Tender un puente" pretende remediar, al "invitar a la Iglesia católica a dirigirse a las personas católicas LGBT con respeto, compasión y sensibilidad, que son las tres virtudes que nos recomienda el Catecismo". "También invita a los católicos LGBT a tratar a la Iglesia institucional con esas mismas virtudes", apunta el jesuita, ya que "un buen puente debe llevar a la gente en ambos sentidos".

En su vídeo, Martin se muestra consciente de los ataques que su libro ha provocado desde que fue publicado el año pasado. Ataques que le siguen a cualquier punto al que está invitado a hablar de su ministerio con las personas LGBT, y que casi le costó su participación en el Encuentro Mundial de las Familias de Dublín.

"Hay que decir... que el libro se ajusta a la doctrina de la Iglesia, que tiene la aprobación expresa de mis superiores jesuitas y que numerosos cardenales, arzobispos y obispos lo han suscrito", recalca el jesuita, añadiendo que "Tender un puente" "se usa ya en numerosas parroquias de los EEUU, en grupos de reflexión parroquial, en universidades y en casas de retiro". Pero no es que el libro sea útil solo para el estudio, recuerda Martin, ya que a muchos católicos les ha llegado a nivel muy personal, "y los más agradecidos no han sido solo los católicos LGBT, sino también sus padres y sus abuelos".

 


Otro motivo para Martin para no preocuparse de los ataques hacia su libro y su persona es el apoyo del que goza de "todos" sus superiores jesuitas, además del apoyo "de la gran mayoría del Pueblo de Dios". Además, el religioso confiesa su convicción de que ser blanco de críticas es parte de su misión, ya que "los católicos LGBT están ciertamente en las fronteras de la Iglesia y los jesuitas están llamados a trabajar en las fronteras, en las periferias".

El resto de su vídeo Martin lo dedica a explicar la estructura de su libro, que se divida en invitaciones al diálogo, la oración y la discusión en común para ver "cómo Dios puede estar invitándonos a acercarnos" a las personas LGBT. "Para Jesús no existe 'el otro'. No hay 'nosotros y ellos'. Hay solamente 'nosotros'", explica el jesuita. Y esto lo demuestra con una lectura atenta del fragmento del evangelio de Lucas que relata la historia de otro marginado, Zaqueo, considerado por los judíos como "pecador jefe" por su trabajo como recaudador de impuestos en Jericó.

Zaqueo, "corto de estatura", se subió a una higuera, porque deseaba ver "quién era Jesús". "Y eso es precisamente lo que desean las personas LGBT: ver 'quién es Jesús'", recuerda Martin. "¿Y a quién se dirige Jesús? ¿A alguna de las autoridades religiosas? ¿A alguno de sus discípulos? ¡No! ¡A Zaqueo!", explica el jesuita. "¿Y qué le dice a Zaqueo? ¿Le dice 'pecador'? ¿Le grita 'maldito cobrador de impuestos'? ¡No!". Más bien, Jesús se invita a su casa, recuerda Martin, en lo que es un "signo público de acogida hacia alguien que es rechazado".

"Brindar misericordia a alguien que está en los márgenes hace que mucha gente se enfade", afirma Martin, explicando así la referencia en el evangelio a las "murmuraciones" de la gente ante la acogida que le muestra Jesús a Zaqueo. "Entonces, parece que ante las personas LGBT, hay dos maneras de estar", prosigue, sacando la lección de este relato: "o estás al lado de la multitud, que murmura y se opone a que la misericordia llegue a quienes están en los márgenes, o estás al lado de Zaqueo y, lo que es más importante, con Jesús". Y eso, al final, es de lo que se trata: mostrar "compasión a todos nuestros hermanos y hermanas LGBT, a los que tanto queremos, en el seno de la Iglesia".

Para saber más acerca del libro de Martin, pincha aquí: