• Director: José Manuel Vidal
Libros
Pikaza, Vigil y África
Todos los que van a comulgar han rezado antes la oración de un gay, el centurión romano, que le dice a Jesús: 'Señor. No soy digno de que entres en mi casa (a curar a mi pareja), pero una palabra tuya bastará para sanarlo'

(José M. Vidal).- "Pablo de Tarso, que no conoció a Jesús de Nazaret, inventó a Jesucristo y, además, como era misógino, esclavista y homófobo, creo una Iglesia a su imagen y semejanza". Lo dice todo de un tirón y, al terminar, pregunta a los presentes: "¿He dicho muchas herejías?" Y la verdad es que, con su barba larga, su pelo cano y sus gafas, José Ignacio López Vigil parece un santo padre más que un hereje. Eso sí, habla y escribe muy claro, como viene demostrando, desde hace años, en sus programas de radio y en sus libros.

Ayer, precisamente, presentaba su última obra '¡Frente a frente! San Pablo Apóstol, el que inventó a Cristo y María Magdalena, la que conoció a Jesús' (feadulta), ante un numeroso público, que llenaba el auditorio del colegio mayor Chaminade. Un nuevo libro que, como todos los anteriores, está escritos a cuatro manos, con su hermana, María López Vigil, también periodista.

La presentación de la mesa, en la que figuraba el autor, junto al teólogo Xabier Pikaza, corrió a cargo de África de la Cruz, profesora emérita de psicología de la Universidad autónoma de Madrid, que comenzó recordando "el importante papel que los dos hermanos escritores desempeñaron en mi evolución espiritual". Con varias de sus obras, pero sobre todo con 'Un tal Jesús', la más famosa y la más polémica, pero que sirvió de alimento a generaciones de creyentes, que, de su mano, "dieron el salto mortal del Jesús del credo al 'Moreno de Nazaret', de un Dios al que hay que temer y, en el fondo, odiar, al Dios amor y sólo amor"

Del nuevo libro, objeto de la presentación, la profesora alabó su "estilo desenfadado e irreverente, su aparente sencillez y su simplificación e, incluso, su sentido del humor y su forma de narrar periodística que engancha".

A continuación, se proyectó un video del teólogo José María Castillo, autor de varios libros sobre el tema y que suele decir que "el problema empezó con Pablo". Tras saludar a los presentes, calificó a los hermanos López Vigil de "personas de una profundidad evangélica importante y de una notable competencia intelectual".

Respecto a la obra, Castillo quiso subrayar que la sencillez expositiva no está reñida con la profundidad, aunque "hay personas que confunden la sencillez y la clarividencia de la comunicación directa con la falta de profundidad intelectual". A su juicio, hablar sencillo y claro, como Jesús, "no es bajar el nivel de fiabilidad" y, además, de esta forma se llega a mucha más gente.

"Hay mentalidades formadas en la alta especulación, que dan más valor a las teorías, pero Jesús hablaba en parábolas y su enseñanza era teología narrativa, una teología que es tan valiosa como la puramente especulativa y, en muchas ocasiones, va más allá y llega a lo más profundo de la fe de los sencillos", concluyó el teólogo, asegurando que los autores "tienen ese don de la teología narrativa". Un don "que pocos tienen".

Tras dar las gracias a Castillo, que aparece en la serie, compuesta inicialmente como crónicas de radio, uno de los autores, José Ignacio López Vigil salta a la arena, coge el micrófono y con su acento mezcla de español de Asturias pasado por Latinoamérica durante muchos años (y allí sigue), va directo al grano desde el principio. Como si tuviese ganas de sacudir y provocar a los presentes, que, por otra parte, venían con ganas de ser zarandeados.

Y lanza una serie de afirmaciones claras y tajantes: "Pablo escribió sus cartas sin saber nada, absolutamente nada de Jesús. Ni conoció a Jesús ni comió pescado con él. Sólo tuvo una revelación camino de Damasco y se puso a escribir, sin ni siquiera regresar a Jerusalén a hablar con María, su madre, ni con María Magdalena, su compañera".

Por eso, "en las cartas de Pablo no hay geografía ni historia". Tanto es así que Pablo, el viajero, el intelectual de la escuela farisaica de Gamaliel, que sabía tres idiomas (arameo, hebreo y griego) y que sabía escribir, mientras "los demás discípulos y el propio Jesús eran analfabetos", ese Pablo "inventó a Jesucristo".

Más aun, "Pablo de Tarso no sólo era homófobo, misógino y esclavista, sino que, además, inventa la teoría del pecado original y, como consecuencia, la tesis de la expiación. Para redimir al mundo de ese terrible pecado, Dios, enfurecido, manda a su propio Hijo, para que lo maten y con su sangre lave el pecado y Dios quede tranquilo. Algo terrible".

La cara opuesta del cristianismo naciente la ofrece, según López Vigil, María Magdalena, "la fundadora del cristianismo, la que proclamó 'esta vivo y su proyecto no terminó en la cruz'". La que se opone en el libro, a la homofobia de Pablo de Tarso. Entre otras cosas, porque "todos los que van a comulgar han rezado antes la oración de un gay, el centurión romano, que le dice a Jesús: 'Señor. No soy digno de que entres en mi casa (a curar a mi pareja), pero una palabra tuya bastará para sanarlo".

Lo peor de estos dos cristianismo enfrentados es, para López Vigil, que "la Iglesia optó por el de Pablo de Tarso y marginó por completo el de María Magdalena". Por eso, a su juicio, "es urgente recuperar los Evangelio y a María Magdalena".

Terminada la primera intervención del autor, Xabier Pikaza, como gran biblista que es, quiso matizar un poco las afirmaciones de López Vigil y aseguró que, en contra de lo que se suele pensar, "el Pablo del que tú hablas es el Pablo popular, al que se le atribuyen algunas afirmaciones que son evidentes intrapolaciones, como lo que dice sobre las mujeres".

Según Pikaza, "Pablo hizo cosas admirables y la más importante: dijo que Jesús era Dios". El biblista reconoce que "parece que Pablo tuvo un problema de misoginia, pero en su Iglesia las mujeres eran iguales que los hombres". Y terminó subrayando que "Pablo fue fundamental y, sin él, el cristianismo no podría seguir adelante" y pidiendo a los autores nuevas entregas de su obra sobre el Pablo auténtico.

López Vigil aceptó el reto de seguir discutiendo y escribiendo sobre Pablo de Tarso en nuevos libros, para someterse a continuación a las preguntas de los presentes. En sus respuestas, recordó, por ejemplo, que escribió 'Un tal Jesús' "en los bellos tiempos de la Teología de la Liberación, que Juan Pablo II se ocupó de arruinar".

Preguntado, de nuevo, sobre Magdalena, aseguró que, "aunque la Iglesia, para marginarla, la calificó de prostituta, era, en realidad, una vendedora de pescado, que se enamoró de Jesús y Jesús de ella, una mujer extraordinaria, una galilea peleadora". Por eso, a su juicio, "hay que reivindicarla, porque ella fue la apóstol de los apóstoles".

Para conectar la Iglesia actual con el cristianismo de María Magdalena, López Vigil pidió al Papa "una Iglesia que abola el celibato y una Iglesia con mujeres protagonistas, no sacerdotas, porque si la Iglesia no tiene rostro femenino, no es la Iglesia de Jesús".

Preguntado sobre la relación entre el celibato y los abusos del clero, López Vigil negó una relación directa, pero aseguró que "la Iglesia prohibió el matrimonio a los curas para defender su patrimonio e impuso el celibato para que no heredasen las mujeres de los curas" y proclamó que "el celibato es una ley antinatural, que puede provocar reacciones antinaturales y, por eso, tiene que ser abolida".

En contra de lo que suele sostenerse, López Vigil aseguró que "Jesús era un campesino alegre y dicharachero, al que le gustaba contar chistes y adivinanzas , asi como alguien radicalmente revolucionario, aunque no sabía escribir y leía a duras penas, trastabillándose".

Y terminó proclamando que la Iglesia tiene que "quitar miedos y culpas, porque, si se cree en el infierno, no se cree en Dios" a invitando a la esperanza, porque "otro Dios es posible", como reza el título de otra de sus obras.