• Director: José Manuel Vidal
Libros
Thomas Merton
¡No dejen de leer con serenidad este libro! A sus lectores y lectoras les proporcionará elementos de juicio nuevos, radiantes e intensamente actuales, que contribuirán a que unos y otras se adentren en el misterioso mundo de la mujer

(Antonio Aradillas).- Lo que se dice partidario-partidario de que la mujer alcance idénticos niveles de aspiraciones y responsabilidades que el hombre, dentro de la Iglesia, Thomas Merton no lo fue jamás. No sería, por tanto, congruente, acudir a su autoridad como uno de los grandes pensadores de los tiempos modernos para avalar una de las ideas que se abren camino, y se estiman como elementales también en la Iglesia, tal como ya lo es en el resto de la sociedad y de sus proyecciones sociales, culturales, laborales, políticas, profesionales y demás.

Con esta excepción concreta "eclesiástica", la aportación que a la sinfonía femenina -"combinación armónica de varios elementos"-, le significó y le significa este autor, resulta cierta e incuestionablemente valiosa. Tal es la brillante intención de María Cristina Inogés Sanz, al publicar el libro con el título "La sinfonía femenina (incompleta) de Thomas Merton", en la editorial PPC, en su enciclopédica y venturosa colección ""Sauce", con su número 214.

Con autoridad, acierto y notable capacidad de síntesis, subscribo estas palabras de la presentación:

"En la vida de Thomas Merton hubo muchas mujeres. Están su madre y otras mujeres de su familia; aquellas que conoció en el más amplio sentido del término, durante su alocada juventud; la madre de su hijo; aquellas que formaron parte más adelante, de su círculo de amigos; aquellas otras con quienes mantenía correspondencia y que le ayudaron a ver otros puntos de vista o profundizar en los suyos, y, finalmente, M -como él la llama, el amor de su vida, siendo ya monje. Las mujeres y Merton parece un tema que no se evita, pero del que se prescinde en cuanto hay oportunidad. La historia en la Iglesia está salpicada de parejas que le han aportado mucho. Lo que hace falta es una mirada limpia y una lengua contenida cuando se desconocen las circunstancias".

Acerca de María Cristina, autora del libro, me limito a historiar que "estudió en la Facultad de Teología Protestante de Madrid -SEUT-, y que actualmente colabora en "Lecturas diarias" de la Iglesia evangélica del Río de la Plata (Argentina), habiendo publicado ya en PPC los libros "Vía Crucis de la misericordia" y "El Cantar de los Cantares".

¡No dejen de leer con serenidad este libro! A sus lectores y lectoras les proporcionará elementos de juicio nuevos, radiantes e intensamente actuales, que contribuirán a que unos y otras se adentren en el misterioso mundo de la mujer, con la seguridad de disfrutar y de sentirse participante activo de las sinfonías que en mayor proporción y calidad enriquecen la obra creada y re-creada por Dios y que está interpretada por el colectivo femenino...

He aquí esta joya preciosa de la página 127, correspondiente al capítulo "Las mujeres en su vida": "Nuestras intimidades realmente se comunican. Es la raiz y el fondo de todas las cosas, y de esto, el amor sexual solo puede ser, en el mejor de los casos, una señal".

Al libro le coloca el punto y aparte este pensamiento profundamente religioso: "Se desaparece en el Amor, para 'ser Amor'".

Para saber más acerca del libro, pincha aquí: