Religión
Nuria Calduch
Biblistas de diferentes confesiones religiosas en Europa, África y América -coordinadas por Calduch- repasan a personajes que fueron "víctimas de la sociedad" y, por ello, preferentes para Jesús

(PPC).- "En cuanto a las mujeres, Jesús llevó a cabo una auténtica revolución. Él no desarrolló ninguna doctrina sobre las mujeres ni dictó reglas de comportamiento, pero su actitud fue tan nueva, tan inclusiva, tan rompedora, que provocó escándalo e incomprensión entre sus coetáneos, empezando por sus discípulos".

Lo cuenta Nuria Calduch-Benages, profesora de la Pontificia Universidad Gregoriana, en su nuevo libro ‘Mujeres de los evangelios' (PPC, 2019).

La biblista barcelonesa afincada en Roma describe lo fundamental de esa "revolución": "Jesús reaccionó contra las injusticias cuyas víctimas eran las mujeres, y sin ceder ante los prejuicios sexistas y ante las costumbres de la época se puso a su favor, invitando a concebir de forma completamente distinta el papel de las mujeres en la sociedad de su tiempo y también el modo de considerarlas".

Aquella era una sociedad que respetaba a la mujer en su papel de madre de familia, pero la apartaba del espacio público. Frente a eso, "Jesús acepta a las mujeres en su grupo de discípulos, las incorpora a su misión, sin imponerles condiciones o prohibiciones. Gracias a él, las mujeres pudieron salir del ámbito privado para seguirle en su camino itinerante y escuchar sus enseñanzas".

A favor de las víctimas

‘Mujeres de los evangelios' es una recopilación de artículos de estas figuras femeninas con las que Jesús se encontró durante su ministerio: extranjeras, pecadoras, poseídas, secundarias...

A lo largo de estas páginas, biblistas de diferentes confesiones religiosas en Europa, África y América -coordinadas por Calduch- repasan a personajes que fueron "víctimas de la sociedad" y, por ello, preferentes para Jesús.

Más información sobre el libro, aquí