Religión
Transición española
Conservo el desolador recuerdo de haber sido muchos los borrados del mapa de las actividades pastorales sin más compensación que la de ser considerados, tachados y vilipendiados como otros tantos herejes y antipatriotas

(Antonio Aradillas).- Tal y como están hoy las cosas en España respecto a la religión y a la política, de por sí, un libro que afronte el tema de la transición por antonomasia, tiene vocación de ser leído y discutido y, por tanto, con notable capacidad de venta.

La tiene asegurada el título de "Biografía teológica de la transición política española (1965- 1982)", cuyo autor es Luís Joaquín Rebolo González, doctor en Teología y profesor de diversas asignaturas y seminarios en el Centro de Estudios de Sevilla, director a la vez de la revista internacional "Isidorianum". El libro lo encobija, con inteligencia y exigencias, la editorial PPC en su colección "GS", lo que constituye una inexcusable incitación para su lectura y degustación literaria. ¡Enhorabuena a la editorial por este nuevo título en su siempre actualizada oferta bibliográfica¡

El índice recorre pasos, capítulos y actuaciones de colosal importancia en la historia de España, tanto civil como eclesiástica, en tiempos relativamente recientes, pero cargados de interrogantes, todos ellos a la espera tenaz y anhelante de las respuestas que han de definir y definen ya, en parte, el futuro.

Los capítulos en los que el autor describe y comenta los hechos, todos ellos suficientemente documentados con datos fiables, son estos: "Las relaciones Iglesia-Estado durante el régimen; El post concilio en España; Balance de la teología española en 1965; Principales ideas generalizadas en la teología española; De la teología crítico- política a la teología de la liberación y Hacia un balance conclusivo".

A título personal y por mi condición de sacerdote y de periodista, refiero que viví aquellos tiempos en plenitud, aún con la posterior constatación de que fueron, y siguen siendo, no pocas las frustraciones de quienes confiábamos más en los miembros de la nueva jerarquía que no habrían de ser antes presentados y "nombrados" por el propio "Caudillo de España", en consonancia con las exigencias del Vaticano II, ardorosamente expuestas y reafirmadas en la "Asamblea Conjunta de sacerdotes y obispos"

Por curiosidad aporto el dato de mi nombramiento como Consiliario Nacional de Mujeres de Acción Católica, firmado el 13 de septiembre de 1963 por "Enrique, Cardenal Plá y Deniel, arzobispo de Toledo, en nombre de la Conferencia de Metropolitanos en España".

Del exilio personal de la AC, junto con Miguel Benzo, Tomás Malagón, Ramón Torrellas y el resto de Consiliarios y de dirigentes nacionales y diocesanos, al dictado infalible y obediente de don Casimiro Morcillo y adláteres, como Mons. Guerra Campos, a instancias de la Vice-Presidencia del Gobierno y otros ministros "católicos, apostólicos y romanos", solo conservo el desolador recuerdo de haber sido muchos los borrados del mapa de las actividades pastorales sin más compensación que la de ser considerados, tachados y vilipendiados como otros tantos herejes y antipatriotas, con el añadido de anatemas y descalificaciones tanto políticas como religiosas.

El autor del libro "Biografía de la transición política española" hace repetidas y cálidas referencias a don Tomás Malagón, Consiliario Nacional de la HOAC, con su "Teología social", que tuvo a bien prologar amplia y documentadamente mi libro "Impacto" (Meditaciones para militantes).

¡Nuevas felicitaciones a PPC por la publicación del libro de Luís Rebolo, que, entre otras cosas, contribuye a dejar luminosa constancia de lo que pasó, y no pasó, en la transición político- religiosa española de los años 19965- 1982, y que obligó a sus obispos a confesar con humildad, y sorprendentemente, "a posteriori", que "nos hemos adormecido en la confianza de nuestra unidad católica amparada por leyes y por tradiciones seculares. Los tiempos cambian y es necesario vigorizar nuestra vida religiosa dentro del espíritu renovador del concilio" .