Religión
Protestas contra Kabila en Congo Agencias
Las muertes confirmadas de las que tenemos noticia son al menos 5, pero podrían ser más tal vez 6 o 7. Entre ellas está la hija de un oficial de policía que murió protegiendo a niñas cuando el ejército comenzó a disparar en la parroquia de San Kizito

(J. B./Fides).- Los ataques contra los cristianos, lamentablemente, vuelven a estar de moda en la República Democrática del Congo. Así, tras la violencia suscitada en Nochevieja, este domingo una docena de sacerdotes y religiosas han sido secuestrados por la Policía, en represalia por las protesas contra el presidente Kabila capitaneadas por el laicado católico.

"Tenemos constancia del arresto de diez sacerdotes, entre ellos el p. Dieudonné Mukinayi, de la parroquia de Saint-Christophe de Binza Ozono. Fue capturado en una residencia de un miembro del gobierno junto con ocho feligreses" subrayó Georges Kapiamba, presidente de la Asociación Congolaise pour l'Accès à la Justice (ACAJ).

Por su parte, desde la Iglesia congoleña se apunta que los sacerdotes detenidos podrían ser más. "A diferencia del 31 de diciembre, esta vez, las protestas han afectado a muchas ciudades de todo el país", añaden.

Los altercados se vivieron tanto en la capital, Kinshasa, como en Goma o Bukavu, donde las manifestaciones fueron sofocadas por la Policía junto a al catedral. Por su parte, en Mbuji-Mayi, capital de Kasai Oriental, las iglesias habían estado rodeadas por el ejército desde la mañana.

 

 

La situación se tensó hasta tal punto que el obispo de la zona tuvo que pedir a los sacerdotes -que temían ser detenidos o golpeados- que realizasen los servicios religiosos. El llamamiento no evitó que los militares interrumpieran en misa en la catedral, "impidiendo la consagración de la Eucaristía", explican las fuentes de Fides.

"Las muertes confirmadas de las que tenemos noticia son al menos 5, pero podrían ser más tal vez 6 o 7. Entre ellas está la hija de un oficial de policía que murió protegiendo a algunas niñas cuando el ejército comenzó a disparar en la parroquia de San Kizito en Kinshasa", subrayan fuentes de la Iglesai local.

El balance provisional de la represión presentado por la MONUSCO (Misión de la ONU en la República Democrática del Congo) es de 6 muertos, 57 heridos y más de 100 personas detenidas.

La manifestación de ayer también fue convocada por los laicos católicos para ejercer presión sobre el presidente Joseph Kabila para que respete los Acuerdos de San Silvestre del 31 de diciembre de 2016 y sobre todo para obtener de él el compromiso solemne de no volver a presentarse en las elecciones del 23 de diciembre de 2018.

Ayer, el Papa Francisco lanzó un llamamiento "pidiendo a las autoridades, a los líderes y a todos en este amado país, que pongan el mayor esfuerzo y el máximo compromiso para evitar todas las formas de violencia y buscar soluciones para el bien común. Todos juntos, en silencio, rezamos por esta intención, por nuestros hermanos en la República Democrática del Congo", dijo el Santo Padre después del Ángelus.