• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Misionero en África
Hacer propio el espíritu fundamental de la misión para reinventar la actividad misionera en África hoy en día es más crucial que nunca para nuestra Iglesia

(C. Doody/Fides).- "Los misioneros que quieren sentir el olor de los pobres son cada vez más escasos" en África. Esta es la denuncia del padre Donald Zagore, sacerdote marfileño, quien ha advertido también sobre el crecimiento en el continente de los "misioneros VIP, para los que trabajar entre los pobres es un insulto para su persona, porque son demasiado educados o demasiado importantes". 

"Hoy debemos reconocer con sufrimiento", ha explicado el también teólogo e integrante de la Sociedad de Misiones Africanas, que el espíritu de solidaridad con los pobres "está desapareciendo" entre los religiosos que vienen a realizar sus labores evangelizadoras en el continente. A cambio, la misión de cada vez más extranjeros "se desarrolla en las áreas donde 'fluye la leche y la miel', como menciona el libro del Éxodo, limitando la misión a un grupo específico de personas", ha denunciado Zagore, fenómeno que, lamenta, "compromete la dinámica misionera de la Iglesia".

"Hacer propio el espíritu fundamental de la misión para reinventar la actividad misionera en África hoy en día es más crucial que nunca para nuestra Iglesia", ha continuado el sacerdote africano. "La esencia de la actividad evangelizadora es la proclamación del Evangelio a los pobres, la alegría de ser enviados a los pobres..., la alegría de llegar a los pobres, los marginados y los que no tienen voz en sus ambientes, como repite el Papa Francisco".

"Estaba claro para los primeros misioneros que practicar el amor por los pobres y los marginados así como el servicio de los Sacramentos y de la Palabra era la esencia de la misión evangelizadora de la Iglesia. Estar con los pobres, vivir con los pobres, sentir el olor de los pobres para vivir y ser testigos auténticos del amor de Cristo fue la razón principal de su compromiso misionero", ha proseguido Zagore.

El teólogo ha explicado "Uno nunca debe olvidar que en el centro de la misión de Cristo estaban los más pobres y abandonados. Jesús fue una gran esperanza para los pobres. A través de Jesús, los pobres se sintieron amados por Dios. De hecho, la Iglesia en general, y más particularmente la Iglesia en África, si se olvida de los pobres perderá su razón de ser, si se aleja de Aquel para quien existe no podrá existir". Zagore ha concluido citando al arzobispo Romero con una frase que también es válida para África: "Partiendo de los pobres, la Iglesia puede existir para todos, de hecho, el honor de la Iglesia es que los pobres la sientan".

El padre Donald Zagore