• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Los obispos franceses Vatican News
Que la recepción y la escucha de las víctimas, cuyas heridas nunca conocerán la prescripción, afirmen su determinación en la aplicación de la tolerancia cero y su trabajo

(J. Bastante/Vatican News).- Histórica reunión de los obispos franceses, en la que se han encontrado con las víctimas de los abusos sexuales del clero. E histórico, también, el mensaje enviado por el Papa a los prelados reunidos en Lourdes, en el que les recuerda que "las heridas de las víctimas no tienen prescripción".

En el mensaje, firmado por el cardenal Parolin, el Papa les exige "determinación en la lucha contra la pedofilia y permanecer fieles a la línea de tolerancia cero contra los abusos". Una actitud decisiva para un encuentro en el que el episcopado francés aborda el tema de los abusos en la Iglesia, en mitad de las dificultades de dos prelados con la justicia.

El pasado sábado, de hecho, los obispos se encontraron con ocho víctimas de abusos, que les relataron el horror sufrido y recibieron la petición de perdón por parte de la asamblea.

El mensaje papal hace referencia a "los graves errores cometidos por algunos miembros de la Iglesia", el Papa anima a los obispos a "perseverar en la lucha contra la pedofilia, sin olvidar nunca reconocer y sostener la humilde fidelidad vivida en la vida cotidiana, con la gracia de Dios, por tantos sacerdotes, religiosos y religiosas, consagrados y fieles laicos".

Asimismo, el Pontífice expresa un deseo: "Que la recepción y la escucha de las víctimas, cuyas heridas nunca conocerán la prescripción, afirmen su determinación en la aplicación de la tolerancia cero y su trabajo, para que cada bautizado se sienta implicado en la transformación eclesial y social que tanto necesitamos".

En el texto, Francisco aborda también otros temas sobre los cuales los obispos franceses trabajan estos días, centrándose especialmente en el acompañamiento y la evangelización de los jóvenes, invitándoles a "invocar con fuerza al Espíritu Santo" para que la Iglesia pueda abrirse a "nuevos caminos en sintonía con las expectativas de los jóvenes y con la búsqueda de una espiritualidad profunda y de un sentido de pertenencia más concreto".

Finalmente, el Santo Padre animó a los mitrados a "promover una cultura de encuentro en la sociedad".