• Director: José Manuel Vidal
Mundo
Cardenal Turkson, Prefecto del Dicasterio de Desarrollo Humano Integral
La situación climática es crítica y las promesas que se hicieron durante la COP 21, en París, no han sido mantenidas

(C.D./EFE).- El Prefecto del Dicasterio vaticano para el Desarrollo Humano Integral, el cardenal Peter Turkson, ha denunciado en la Universidad Gregoriana de Roma que "algunos" sacerdotes y obispos están causando un "bloqueo del flujo de información y conocimiento" del magisterio del Papa Francisco sobre la importancia del cuidado de la Casa Común.

Este "boicoteo" de algunos líderes de la Iglesia a escritos papales tales como la encíclica Laudato si' se torna aún más serio, según Turkson, porque "la situación climática es crítica y las promesas que se hicieron durante la COP 21, en París, no han sido mantenidas". 

El cardenal Turkson se expresaba así durante la presentación de la segunda edición del diploma en ecología integral de la universidad pontificia. Ocasión que el purpurado también aprovechó para recordar a las Conferencias Episcopales de todo el mundo que "están llamadas a difundir y dar a conocer la encíclica Laudato si', en un espíritu de colegialidad".

 

Presentación del diploma de la Gregoriana


Padre Lombardi: "'Laudato si' es un manifiesto para llamar a la movilización social"

Por otra parte, teólogos y expertos también coincidieron en otro acto en Roma este jueves que la Laudato si' es un llamamiento a integrar la ecología y la calidad de vida en las políticas públicas.

El antiguo portavoz del Vaticano y actual presidente de la fundación Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, Federico Lombardi, destacó en un acto en la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la importancia de "integrar aspectos de la calidad de vida", no solo de tipo económico o cuantitativo, en las políticas de los países.

A su juicio, el Papa quiso publicar su encíclica en 2015 como un "manifiesto para llamar a la movilización social" con vistas a defender la "casa común" y promover "la conversión ecológica necesaria" con la adopción de nuevos estilos de vida.

Francisco recibió este miércoles el ejemplar de una nueva publicación, presentada ayer por el rector de la Universidad Católica de Costa Rica, Fernando Sánchez, que recoge las conclusiones finales de un estudio sobre cómo se refleja el documento magisterial en las políticas públicas de los países.

El resultado fue la elaboración de un índice humano-ecológico, ya avanzado el año pasado durante un simposio en Costa Rica, en el que Finlandia, Nueva Zelanda y Australia ocupan los primeros puestos de un total de 127 por ser los que mejor integran variables como el bienestar colectivo, el cuidado ambiental o la huella ecológica.

Además, se estima que el 55 % de la población mundial vive en condiciones "inaceptables", de acuerdo a los parámetros contemplados en la encíclica.

Sánchez aseguró que están trabajando con otras instituciones académicas "para ver las razones que hay detrás de cada posición en el índice" y poder presentar nuevos resultados cada dos años.

"El Papa propone emprender la conversión ecológica que permite, a partir de la solidaridad universal, unir a toda la familia humana para el desarrollo sostenible e integral", afirmó el rector, que subrayó que la encíclica pone a la ecología en un lugar "central" dentro de la doctrina social de la Iglesia.

El subdirector general de la FAO René Castro recordó que los 50 países más pobres del planeta, responsables de menos del 1 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, sufrirán los peores impactos del cambio climático.

"Tenemos la tecnología y los instrumentos para hacerlo mejor", apuntó.

Diploma en Ecología Integral en la Gregoriana