Religión
El cardenal Walter Kasper
Quieren que se termine [este pontificado] cuanto antes para luego tener, por así decirlo, un nuevo cónclave. Quieren también que vaya a su favor, para que tenga un resultado concorde con sus ideas

(Cameron Doody).- Desde Viganò hasta el cardenal Burke, pasando por los medios anti-francisquistas como EWTN o el National Catholic Register, no faltan voces en la Iglesia que están utilizando la crisis de la pederastia para intentar tumbar al Papa Francisco. Esta traición al pontífice está llegando a niveles tan insospechados que la ha denunciado hasta el cardenal Walter Kasper, quien ha afirmado que los enemigos de Bergoglio quieren ya "un nuevo cónclave".

El presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos se ha referido a la crisis de los abusos en una reciente edición del programa Report München, emitida en la cadena estatal alemana ARD, y ha lamentado que hay católicos que se están aprovechando de los escándalos de pederastia en la Iglesia para buscar la expulsión de Francisco de su cargo como sucesor de Pedro.

"Hay gente a la que simplemente no le gusta este pontificado", denunció el purpurado alemán. "Quieren que se termine cuanto antes para luego tener, por así decirlo, un nuevo cónclave. Quieren también que vaya a su favor, para que tenga un resultado acorde con sus ideas", añadió Kasper.

De acuerdo con el prelado, estos enemigos del Papa se han dado cuento de que la crisis de los abusos puede ser un momento propicio para avanzar su agenda anti-Francisco. Precisamente, están prosiguiendo la estrategia totalmente "inapropiada" de convertir la discusión sobre los abusos "en una discusión sobre el Papa Francisco", lo cual también equivale a "un abuso del abuso".

"Esto desvía la atención del verdadero problema - y esto es la parte mala en ello", explicó Kasper, añadiendo que la discusión sobre Francisco "nos está distrayendo" de lo que realmente está en juego, que es el desarrollo de mejores "medidas de prevención" de las agresiones a menores.

Kasper, con Francisco