Religión
La catedral de Notre Dame de París en llamas. EP

La aparente ausencia de víctimas es la única buena noticia de este día de fuego y cenizas en la isla de la Cité, en el mismo centro de París, el lugar al que ningún visitante de la ciudad puede faltar (El cardenal de París pide cien millones de euros para "salvar Notre Dame").

La emblemática catedral de Notre Dame, uno de los monumentos más visitados de Europa, está siendo devorada por un pavoroso incendio. Las llamas han empezado en la parte superior del templo y se han extendido a gran velocidad por toda la cubierta, provocando finalmente el colapso de la aguja principal. Toda la estructura superior es de madera, lo que ha acelerado la acción del incendio.

Por el momento se desconoce el origen del fuego, pero según los Bomberos de la capital francesa está "potencialmente relacionado" con los trabajos de restauración a que estaba siendo sometida la imponente catedral gótica.

El incendio se ha iniciado en torno a las 18.50 horas de este 15 de abril de 2019, cuando cientos de parisinos y de turistas se encontraban visitando el templo, rodeado de andamios. "Todo está siendo devorado por las llamas", declaró el portavoz del monumento, André Finot. "No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro".

Las fotografías y los vídeos publicados en las redes sociales por los testigos muestran cómo lenguas de fuego de grandes dimensiones se apoderan de la techumbre y van ascendiendo hacia el cielo, mientras un espeso humo amarillento se expande sobre toda la zona, haciéndose visible a kilómetros de distancia.

En apenas una hora, y a pesar de la rápida intervención de los Bomberos, el fuego ha hecho que colapse la torre central del monumento ante la atónita mirada de los cientos de personas que siguen la evolución del siniestro desde los puentes que cruzan el Sena, que han sido cortados al tránsito de personas y vehículos.

Para entonces, la Gendarmería francesa ya había acordonado toda la zona. Asimismo, ha pedido a través de Twitter a los residentes que eviten acercarse a este sector de París y "dejen paso a los vehículos de rescate". 

Los Bomberos tratan infructuosamente de controlar el incendio antes de que acabe con uno de los grandes patrimonios culturales de la Humanidad, con alrededor de trece millones de visitantes al año.

Hasta la isla de la Cité, donde se halla emplazada la catedral, se ha desplazado el presidente de la República, Emmanuel Macron, que ha suspendido una esperada rueda de prensa en la que iba a anunciar las medidas con las que pretende poner fin a la crisis de los 'chalecos amarillos'.

Por su parte, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha pedido a sus conciudadanos que respeten el cordón de seguridad establecido en torno al templo.

¿Incendio provocado?

El incendio de la catedral de Notre Dame de París podría no ser un hecho aislado. Durante las últimas semanas se han disparado los ataques a templos católicos en Francia. Hasta una docena de iglesias han sido asaltadas en distintas partes del país, en una mezcla de profanaciones y vandalismo anticristiano.

Un ejemplo claro es el de la parroquia de Notre-Dame del Enfants de la ciudad de Nimes, en el sur Francia, cuyo templo ha sido profanado gravemente.

En este caso, desconocidos pintaron en su interior una cruz con excrementos humanos, saquearon el altar, destrozaron el Sagrario y robaron las hostias consagradas, que fueron encontradas horas después entre montones de basura.

Otro caso similar es el de la parroquia de Notre Dame en Dijon (este de Francia). Los asaltantes destrozaron el altar, el Sagrario fue nuevamente víctima del ataque y las Sagradas Formas fueron esparcidas por el suelo y pisoteadas.

En Lavaur, en el departamento meridional del Tarn, la iglesia del pueblo fue asaltada por un grupo de jóvenes, que cogieron una imagen de Cristo y le retorcieron un brazo para que hiciera un gesto obsceno. Actos similares se han producido también durate esos días en la periferia de París.

Aunque sin conexión entre ellos sí destaca el aumento de los ataques a los cristianos y a sus símbolos en Francia. De momento, la jerarquía francesa prefiere mantener un perfil bajo esperando que las autoridades hagan su trabajo.

Sin embargo, sí que ha habido un caso muy grave y es el incendio de la importante iglesia parisina de Saint-Sulpice. En este caso, la Policía está convencida de que fue provocado. El suceso se produjo el pasado 17 de marzo tras la misa de mediodía cuando el templo se encontraba ya vacío. La Policía todavía busca al posible autor.

La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, está siendo devorada por las llamas sólo un día después de que el Estado Islámico pidiera a sus seguidores en Europa que atacaran símbolos cristianos.