Religión
Notre Dame, Salma Hayey y François-Henri Pinault. EP

No será por dinero (Notre Dame: La Corona de Espinas de Jesús y la Túnica de San Luis se han salvado de las llamas).

No será la falta de generosidad o fondos lo que impida la reconstrucción de la catedral Notre Dame de París (¿Sabes cuál es la verdadera historia de Quasimodo y por qué el personaje creado por Victor Hugo se convirtió en un símbolo de la catedral de Notre Dame?).

El mundo entero llora el incendio que ha arrasado la catedral de Notre Dame en París (Risto Mejide la lía parda con un comentario sobre el incendio de Notre Dame).

La actriz mexicana Salma Hayek ha mostrado su conmoción por la tragedia en redes sociales:

"Como muchos otros, me siento profundamente conmocionado y triste al ver que la belleza de Notre-Dame se convierte en humo. Te amo París".

Y de las palabras a los hechos: En nombre de toda su familia, el empresario francés François-Henri Pinault, su marido, ha anunciado la donación de 100 millones de euros para la reconstrucción del símbolo parisino.

François-Henri Pinault es uno de los grandes mecenas del arte francés y preside el conglomerado de empresas Artemis y el grupo Kering, dueño de marcas de lujo como Saint Laurent, Gucci o Alexander McQueen.

"Esta tragedia afecta a todos los franceses y va mucho más allá de quienes se sienten ligados a ella por valores espirituales. Ante tal drama, cada uno desea dar un nuevo impulso lo más rápido posible a esta joya de nuestro patrimonio".

No es el único transido por la generosidad. Pocas horas después de que los bomberos declararan controlado, la pasada madrugada, el incendio que ha devastado -pero no destruido completamente, como se temió en un principio- buena parte del emblemático templo gótico de la capital francesa, los planes para su recuperación y, sobre todo, los necesarios fondos para ello, empezaron a llegar de todas partes.

Apenas había terminado el presidente francés, Emmanuel Macron, de prometer, ante la todavía humeante catedral, que se reconstruirá el monumento cuanto antes, cuando las primeras donaciones se daban a conocer.

Entre las más generosas, las de algunas de las familias más poderosas de Francia y la de una de las principales petroleras del país galo.

El grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), del empresario Bernard Arnault, anunció la donación de 200 millones para "la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y de su unidad", dijo el grupo en un comunicado, en el que además puso a disposición de las autoridades todos sus equipos "creativos, arquitectónicos, financieros para ayudar al largo trabajo de reconstrucción de una parte, y de la colecta de fondos de la otra, que se anuncia".

El grupo cosmético L'Oréal y los Bettencourt han informado de que va a entregar un total de 200 millones de euros para la recuperación de la catedral gala, de los cuales 100 procederán de la fundación constituida por esta familia en 1987.

A estos donantes se ha sumado también la compañía petrolera francesa Total. El consejero delegado de la compañía, Patrick Pouyanné, ha publicado un mensaje en Twitter en el que promete 100 millones de euros para la reconstrucción del devastado templo parisino.