Religión
Líderes cristianos en Jerusalén. EP

Siguen los problemas de libertad de movimiento de los fieles palestinos de cara a la celebración de la Semana Santa (Los cristianos de Gaza no podrán ir a Belén en Navidad).

Los líderes cristianos en Tierra Santa reivindican en una nota conjunta que "Jerusalén debe estar abierta a todos".

En su escrito, reclaman que se permita a los cristianos de la Franja de Gaza acudir a las fiestas de Pascua en Jerusalén, algo que las autoridades israelíes están impidiendo.

"Las autoridades israelíes decidieron no permitir que los residentes cristianos de Gaza vengan a Jerusalén para participar en las celebraciones de Pascua", lamenta el asesor de los líderes eclesiales en Tierra Santa, Wadie Abunassar.

Abunassar denuncia que Israel no da permisos para viajar a Jerusalén a los cristianos del enclave palestino bajo el argumento de que algunos de ellos "son infractores" que aprovechan la oportunidad de salir de Gaza para pasar a residir "ilegalmente" en el territorio palestino ocupado de Cisjordania.

"Independientemente de la validez de esta afirmación, recalcamos que la libertad de acceso a los lugares sagrados debe garantizarse a todos y sin restricciones", señala el portavoz cristiano, quien concluye que "las consideraciones de seguridad no deben anular las libertades fundamentales de los seres humanos".

Según datos del Patriarcado Latino de Jerusalén, unos 2.000 cristianos viven en Gaza, rodeados de 1,8 millones de musulmanes y bajo el gobierno islamista de Hamás, sufriendo las restricciones del bloqueo impuesto por Israel desde 2007.