Religión
La tragedia cotidiana de los cristianos perseguidos. EP

Hoy hay más cristianos perseguidos que nunca (Hungría crea una secretaría de Estado para los cristianos perseguidos).

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, ha transmitido su "apoyo" a los "cristianos de todo el mundo perseguidos" por profesar su fe.

En un comunicado difundido por esa cartera, el Foreign Office indica que, con motivo de la Semana Santa, Hunt ha escrito 40 cartas dirigidas a cristianos perseguidos, a grupos de Iglesias y a líderes de todo el mundo de 14 países.

Las misivas, escritas a fin de alentar a aquellos que se encuentran atacados, ponen de manifiesto el "compromiso" de este titular al apoyar al grupo religioso más perseguido del mundo, según la nota.

Se recuerda también que el pasado año 245 millones de cristianos fueron perseguidos y una media de 300 son asesinados cada mes a consecuencia de su fe.

La primera de las cartas enviadas por Hunt ha sido remitida al misionero holandés Andrés, de 90 años, fundador de la ONG cristiana Puertas Abiertas.

Durante el periodo álgido de la Guerra Fría, el hermano Andrés arriesgó su vida para apoyar a los cristianos perseguidos entregándoles biblias.

"Como hombre de fe, libre de practicar según mi conciencia, me horroriza el calvario de 245 millones de cristianos por todo el mundo que actualmente son perseguidos como resultado de sus creencias", dice Hunt en el comunicado.

El Reino Unido, añade, "es solidario con los cristianos de todo el mundo que son perseguidos".

"La libertad de religión o creencias es un derecho humano contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Debe ser respetado. Las personas de todo tipo de fe o ninguna deberían ser libres para practicar como deseen", subraya Hunt.

El ministro británico de Exteriores ha encargado una revisión independiente y global, liderada por el obispo de Truro, Philip Mounstephen, sobre la persecución de cristianos.