Religión
El mapa de la persecución de los cristianos en el mundo. EP

La lista es tenebrosa (Iglesia Perseguida: los atentados más mortíferos contra cristianos desde el 201)

Es verdad que no es la única comunidad religiosa perseguida en el mundo y que son muchas las minorías que sufren cada minuto de su día a día, pero es un hecho innegable que los cristianos están siendo objeto de un creciente acoso y hostigamiento que muchas veces acaba en tragedia (Uno de cada cinco cristianos vive en países donde sufren persecución religiosa).

El reciente atentado en Sri Lanka, que ayer reivindicó el Estado Islámico, es la última y terrible demostración de esta realidad. Este grupo terrorista ha perdido practicamente la totalidad de su «califato» en Siria e Irak y, tal y como estaba previsto, su odio y su ira contra los que no profesan su fanatismo están rezumando allí donde encuentran salida.

Como subraya M. Gutiérrez en 'La Razón' este 24 de abril de 2019, o es arbitraria la fecha elegida para el zarpazo del terror.

Las Iglesias ceilandesas se disponían a celebrar el Domingo de Resurrección, la fiesta más importante del calendario católico, cuando una serie de explosiones cercenó de cuajo la que debía ser una jornada festiva. Más de 300 personas lo pagaron con su vida.

Tal y como destacó ayer Amnistía Internacional (AI), los ataques contra las minorías por motivos identitarios en todo el mundo suponen «un problema enorme» porque no dejan de aumentar año tras año.

Según el informe que cada año hace la asociación «Puertas Abiertas», en 2018 hubo un total de 245 millones de fieles perseguidos en todo el mundo, un 14 por ciento más que la registrada el año anterior.

Tal y como explicó en la presentación del documento en Madrid Ted Blake, responsable de la organización en España, «esto significa que, como mínimo, un cristiano de cada nueve en el mundo sufre persecución a un nivel alto, muy alto o extremo».

A este dato hay que añadir otro aún peor: el año pasado murieron 4.305 cristianos por su fe en todo el mundo, lo que supone un aumento del 29% respecto a 2017.

Corea del Norte, Afganistán y Somalia ocupan, en este orden, los tres primeros puestos de la lista mundial de persecución. Las mujeres sufren un tipo de persecución aún peor que la de los varones porque a su condición femenina se une la de cristiana, lo que en muchos países del Sureste Asiático o África implica una doble discriminación.

Según una investigación publicada recientemente por Puertas Abiertas, el acoso a los hombres se ejerce de una manera más pública mientras que las mujeres lo sufren de una forma más violenta, compleja y oculta.