Religión
Víctimas de los ataques terroristas perpetrados en Sri Lanka. EP

Solidaridad con la Iglesia de Sri Lanka en un momento de gran dolor (Carnicería en las iglesias de Sri Lanka: matan a bombazos a 300 fieles y dejan heridos a 500).

La brutal ola de atentados que se produjo en Sri Lanka el pasado Domingo de Resurrección ha dejado hasta el momento un balance de 359 muertos y 500 heridos.

Los ataques a tres iglesias, dos católicas y una evangélica, fueron sangrientos dejando decenas de muertos. El arzobispo de Colombo, Malcom Ranjith, ha llegado a considerar a las víctimas como "mártires".

Ante estos hechos, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) enviará, a petición de la Iglesia local, ayuda a Sri Lanka para la atención psicológica de las víctimas de los recientes atentados del pasado domingo contra tres iglesias y varios hoteles.

Además, apoyará la reconstrucción de los templos atacados y que han quedado gravemente dañados, así como proyectos de diálogo interreligioso que ayuden a recuperar la paz social.

El obispo de Chilaw, Valence Mendis, ha explicado en declaraciones a ACN que "todo el país está en estado de shock y sorprendido por este ataque brutal contra personas inocentes". "Es algo que no se puede comprender o explicar. Es violencia pura. Es una tragedia", ha añadido.

Continúa la celebración de los funerales de las víctimas en todo el país. Especialmente, el de los feligreses de las tres iglesias atacadas el pasado Domingo de Pascua.

Para el obispo de Chilaw, no cabe duda de que los autores de los atentados procuraron alcanzar al mayor número posible de personas.

"En las tres iglesias estaban celebrándose las Misas matinales, y todas estaban llenas de fieles", ha explicado el prelado.

La violencia de los ataques ha pillado a todo el país por sorpresa. "Estos ataques han sido totalmente inesperados, pues vivimos tiempos tranquilos, especialmente en los últimos siete, ocho años", ha dicho Mendis, añadiendo que "la gente está llorando a sus seres queridos".

El secretario general de ACN Internacional, Philipp Ozores, ha enviado sus condolencias a los obispos y fieles católicos de Sri Lanka: "Compartimos con todos ustedes el dolor por la violencia contra tantas víctimas inocentes, especialmente por aquellas que estaban celebrando la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Queremos mostraros nuestra plena solidaridad por parte de todas nuestras oficinas y todos nuestros benefactores alrededor del mundo, particularmente a través de nuestra oración en estos momentos tan confusos. Que Nuestro Señor Resucitado os de su fuerza y su amor consolador."