Religión
El cardenal Malcolm Ranjith y el presidente Maithripala Sirisena. EP

El país asiático no vivía una situación parecida desde el final de la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009 (La Iglesia en Sri Lanka suspende las misas dominicales por segunda semana consecutiva).

Desde la ola de atentados del Domingo de Pascua, el 21 de abril de 2019, en Sri Lanka, iglesias, escuelas religiosas y otros espacios públicos han permanecido cerrados o con sus horarios alterados, por los duelos, funerales y por miedo a más atentados.

Poco a poco vuelve la normalidad al país. Las escuelas católicas de Sri Lanka volverán a abrir sus puertas el 14 de mayo, según anunció el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, después de una reunión entre los 12 obispos y el presidente Maithripala Sirisena, celebrada en Colombo el 9 de mayo.

El cardenal Ranjith también anunció que las liturgias dominicales se reanudarán regularmente en todas las iglesias católicas de Colombo a partir del 13 de mayo.

Los atentados yihadistas mataron a 258 personas e hirieron a unas 500 más.

En la noche del 16 de mayo se celebrará una misa especial en Negombo, al norte de la capital, para conmemorar a las víctimas.

"Será la primera vez, después de la explosión en la iglesia de San Sebastián en Negombo, donde murieron más de 100 personas, que se celebrará una misa al aire libre", dijo el cardenal Ranjith.

Las escuelas dirigidas por la Iglesia habían sido cerradas para preservar a los estudiantes, por temor a nuevos ataques.

Todas las escuelas públicas --más de 10.000 en total-- reanudaron sus clases el 6 de mayo después de que la Policía y las Fuerzas de Seguridad desplegaran guardias armados frente a los centros educativos, aunque la asistencia de los estudiantes fue bastante baja.

El Gobierno acusó de los ataques a un grupo local, el National Thowheeth Jama'ath (NTJ), el cual declaró su lealtad al Estado Islámico.

"La ofensiva contra los extremistas islámicos está progresando con éxito", aseguró la oficina del presidente Sirisena.

La Policía de Sri Lanka afirma haber matado o detenido a todos los responsables de los ataques.