• Director: José Manuel Vidal
Opinión
Rollos judíos
T-a-N-a-J es un acrónimo de los términos hebreos que designan las tres secciones que forman la Biblia hebrea: T de Torá (Pentateuco), N de Nevi'im (Profetas) y J de Ketuvim (Escritos)

(Saturnino Rodríguez).- El término judaísmo se refiere a la religión o creencias, la tradición y la cultura del pueblo judío. Es la más antigua de las tres religiones monoteístas más difundidas (junto con el cristianismo y el islam, conocidas también como "religiones del libro" o "abrahámicas"), y la menor de ellas en número de fieles. Del judaísmo se desglosaron, históricamente, las otras dos.

La Biblia Hebrea

Aunque no existe un cuerpo único que sistematice y fije el contenido dogmático del judaísmo, su práctica se basa en las enseñanzas contenidas en la Torá, también llamado Pentateuco, compuesto, como su nombre lo indica por cinco libros. En su sentido más amplio, el término Torá que implica todos los libros de la Biblia hebrea, los israelitas suelen denominarla "Tanaj", que es un acrónimo para designar a los 24 libros de la Biblia hebrea. Acrónimo formado por tres consonantes, T-a-N-a-J, que son las iniciales de los términos hebreos que designan las tres secciones que forman la Biblia hebrea: T de Torá (Pentateuco), N de Nevi'im (Profetas) y J de Ketuvim (Escritos).

El Tanaj constituye los 24 libros de la Biblia hebrea aquellos que junto a otros libros los cristianos denominan "Antiguo Testamento", pero a diferencia de este, no esta ordenado cronológicamente. Para los cristianos "Antiguo Testamento" con "Nuevo Testamento" (Evangelios y Cartas Apostólicas) -que los judíos no reconocen -conforman la "Biblia cristiana".

Tanaj

El Tanaj es considerado sagrado por todas las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islam). No obstante a lo anterior y a que es uno de sus tres textos sagrados, los musulmanes creen que el texto sufrió corrupción (tahrif) por los escribas judíos y cristianos por lo que no confían del todo en él.

El Pentateuco (Torah) comprende los cinco primeros libros del Antiguo Testamento y de la Biblia en conjunto:  Génesis (Bereshit), Éxodo (Shemot), Levítico (Vayikrá), Números (Bemidbar) y Deuteronomio (Devari).

La tradición judía atribuye la redacción de la Torá a Moisés, el legislador. Los cinco libros que componen el Pentateuco (Génesis, Éxoo, Levítico, Número y Deuteronomio) abarcan desde la creación del mundo, la historia de los patriarcas, la entrega de la ley en el Sinaí y la muerte de Moisés ante Canaán. En el s.V-IV a.C., la narración fue dividida en cinco partes y trascrita en cinco volúmenes o rollos por motivos de conveniencia. De ahí la denominación de Pentateuco.

Para uso litúrgico se sigue escribiendo en rollos de pergamino, como en la antigüedad, por escribas especiales, y se conserva con toda veneración en el lugar de honor de la sinagoga de donde se saca en procesión para la lectura solemne del sábado.

Aparte del Pentateuco la Tanaj comprende otras colecciones: los Profetas ("Noviim") con dos secciones: los "profetas anteriores" (Josué, Jueces, Samuel y Reyes) con una interpretación de la historia de Israel, continuación del Pentateuco desde la entrada en Canaán después del éxodo de Egipto, hasta la cautividad de Babilonia (586 a.C.) La separación en cuatro libros pudo ser resultado de una división para hacer cómoda su lectura.

La otra sección son los "profetas posteriores" (Isaías, Jeremías, Ezequiel y los profetas menores (Miqueas y Zacarías), que son un conjunto de obras que abraza un arco desde el siglo Vlll al V a.C., con la formación y vicisitudes de los reinos de Israel y Judá, el exilio de Babilonia y los comienzos del segundo Templo.

La tercera parte son los Escritos ("Ketuvim"). Del término hebreo "Escritos" describe el carácter de miscelánea de esta colección. Contienen escritos muy diversos como poesía, literatura sapiencial y libros históricos. Cinco de estos libros forman los "cinco rollos'' (Megillot) leídos en las fiestas anuales de la sinagoga.

La tradición judaica se remonta a Abraham, llamado el primer hebreo (que en hebreo significaría "el que viene del otro lado"), por haber venido a la tierra de Canaán desde Mesopotamia siguiendo el llamado de Dios (Génesis 12:1), hace unos 4000 años. Abraham es considerado patriarca por los tres principales credos monoteístas, por lo que a estos se los conoce también con el nombre de religiones abrahámicas.

Aparte de la Torá o el Pentateuco que es uno de los tres libros que conforman el Tanaj (o Antiguo Testamento, según el cristianismo), a los que se atribuye inspiración divina, hay otras características del judaísmo, que le diferencias de las otras religiones monoteístas.  Y es que el judaísmo se considera no solo como una religión, sino también como una tradición, una cultura y una nación.

La fe judía

Las otras religiones trascienden varias naciones y culturas, mientras que el judaísmo se considera la religión y la cultura de un pueblo específico. El judaísmo no exige de los no judíos unirse al pueblo judío ni adoptar su religión.

El rasgo principal de la fe judía es la creencia en un Dios omnisciente, omnipotente y providente, que habría creado el universo y elegido al pueblo judío para revelarle la ley contenida en los Diez Mandamientos y las prescripciones rituales de los libros tercero y cuarto de la Torá.

La tradición oral rige la interpretación del texto bíblico; la codificación y comentario de esta tradición ha dado origen a la Mishná, al Talmud y a un enorme cuerpo exegético, desarrollado hasta el día de hoy por los estudiosos. El compendio de estos textos forma la denominada Ley Judía o Halajá.

Aparte del Tanaj juega también un papel importante en la práctica religiosa judía la tradición oral que, según las creencias fue entregada a Moisés junto con la Torá y conservada desde su época y la de los profetas.

Tradición judía en España

La historia de los judíos en España (Sefarad) comienza en la Hispania romana. En la España medieval los judíos constituyeron una de las comunidades más prósperas de su historia, tanto bajo el dominio musulmán como, posteriormente, en los reinos cristianos, antes de que en 1492 fuesen expulsados por los Reyes Católicos.

Son conocidos como sefardíes, los judíos hispano-portugueses que vivieron en la península ibérica hasta 1492 y también sus descendientes. Más allá de residir en la península ibérica o en otros puntos geográficos del planeta, permanecen ligados a las culturas ibéricas.

Sefarad es un topónimo bíblico que la tradición judía ha identificado con España y el nombre con que los judíos denominan a España. Al parecer la identificación de Sefarad con la península ibérica no se produjo en la Edad Media, sino después de la expulsión de los judíos de España en 1492. De Sefarad toman su nombre los sefardíes, descendientes de los judíos originarios de España y Portugal.

En la actualidad la comunidad sefardí alcanza los dos millones de integrantes, la mayor parte de ellos residentes en Israel, Francia, Estados Unidos, Turquía y Argentina. También hay comunidades sefardíes en Canadá, Brasil, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Marruecos, Túnez, Argelia, Países Bajos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Colombia, Costa Rica, Panamá, Cuba, Italia, Chile, Venezuela, Ecuador y Perú.

Los sefardíes, constituyen aproximadamente un quinto de la población judía mundial. Algunas de la sinagogas que quedan de su estancia en la España medieval, aunque su presencia es muy anterior a quienes, más allá de residir en la península ibérica o en otros puntos geográficos del planeta, permanecen ligados a las culturas ibéricas. En la actualidad 12.000 judíos viven en España y los descendientes de los judíos españoles.

Las sinagogas judías en España

La sinagoga de Sta. María de la Blanca en Toledo es la más antigua de las cinco sinagogas históricas en España. Data del año 1180, construída en estilo islámico del sur. Curiosamente se construyó cuando los cristianos llevaban ya más de cien años en Toledo.

La sinagoga del Tránsito, también en Toledo, fue construida en estilo mudéjar entre los años 1357 y 1363, según las inscripciones que aparecen en el propio edificio. Fue realizada por orden de Samuel ha-Leví, miembro de la comunidad judía que, entre otros cargos, fue consejero y almojarife del Reino de Castilla durante el reinado de Pedro I de Castilla.

La sinagoga del Corpus Christi en Segovia es similar a de la Sta. María la Blanca en Toledo aunque más pequeña. Cerca se encuentra un museo judío que era la casa de Abraham Seneor, juez principal y rabino de la comunidad Judía en Castilla, además de asesor de la Reina Isabel.

En Córdoba está la más pequeña de las sinagogas de España. Construída el año 1315 en estilo árabe aunque la ciudad ya había pasado a ser dominio cristiano. Sus dimensiones presentan un perfecto cubo según la tradición árabe del qubba o sala de audiencia cúbica. Este templo fue construido en el año 1315 (5075 del calendario judío) por el alarife Isaq Moheb, según reza la inscripción fundacional que se conserva en el interior.

La sinagoga de Ciudad Real. En Ciudad Real hubo una importante comunidad judía, hasta 2.000 habitantes llegó a tener su Aljama. La puerta principal que se conserva en el Museo Provincial fue encontrada en 1915. La sinagoga debió de ser de inspiración o similitud con la el Tránsito de Toledo, ya que los judíos de Ciudad Real tenían en gran parte su origen o parentesco con los de Toledo.

La sinagoga española, Španělská sinagoga, es una sinagoga ubicada en el barrio Josefov de Praga e inspirada en la sinagoga vienesa de Leopoldstädter Tempel. Su nombre se debe, probablemente, al hecho de que presenta un estilo morisco muy similar al desarrollado en monumentos españoles como, por ejemplo, la Alhambra. Construida entre 1868-1893, fue reparada en la década de 1990 tras la ocupación nazi de la Segunda Guerra Mundial, en la cual el edificio fue usado como almacén para bienes confiscados a los judíos.