Religión
La Fundación Santísima Virgen y San Celedonio anuncia un gran proyecto social en la capital de España
Estaríamos hablando de un centro con unas 170 camas sanitarias, 270 sociales y 50 plazas de centros de día, para un total de 490 plazas. Por lo que al día se podrían atender a unas 600 personas

(J. Bastante).- Será uno de los grandes complejos socio-caritativos de la capital de España. En los próximos años, la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio -civil, pero en la que participa la diócesis de Madrid- creará una gran 'Ciudad de la Misericorida' en Madrid.

"Prestar alojamiento y asistencia a las personas que no puedan recibir la atención adecuada a sus necesidades en su domicilio, por carecer de recursos económicos suficientes", es el fin fundacional de la organización, que cada año dedica sus esfuerzos a trabajar con ancianos en una residencia dentro del complejo Condes del Val, en pleno centro de Madrid. En el mismo terreno donde se aloja la iglesia de San Jorge, mediante un acuerdo/Convenio con la Fundación.

De ahí viene el origen de este proyecto, que hunde sus raíces en 2013, cuando la Fundación tomó conciencia de que las actuales instalaciones no podrían permitir una atención adecuada a los residentes. Además, cada vez hay una mayor demanda de plazas residenciales.

El edificio en el que se encuentra la residencia presenta limitaciones arquitectónicas, que impiden una actividad asistencial de calidad, lo cual llevó a los responsables de la fundación a plantear distintas alternativas para "un proyecto de futuro, apostando por una atención sociosanitaria, donde prevalecen los fines fundacionales, con la incorporación a la residencia de programas sanitarios y rehabilitadores, con su propia unidad médica", señala la fundación en un comunicado enviado a familiares, usuarios y trabajadores.

 

 

Se plantearon diferentes alternativas de futuro:

1) Seguir manteniendo el actual centro en las mismas condiciones que en el día de hoy existen. Opción que se descartó, ya que las necesidades donde la Fundación puede y debe estar no se llevarían a cabo, e incluso se pondría en peligro el futuro de la Institución.

2) La segunda propuesta planteada sería, utilizar el espacio existente en la parcela de Condes del Val, para lo cual se necesitaría de un pulmón financiero para hacer frente a la deuda que solicitada para la construcción del o de los edificios a construir. Opción descartada ante la imposibilidad de concesión de un préstamo de elevado importe.

3) La tercera y última propuesta planteada fue la de construir un centro moderno y adecuado a las necesidades de la futura Fundación, en el cual se pudieran poner en marcha los programas necesarios para poder atender a los usuarios y pacientes con las características que se plantearan de cara al futuro. Para ello sería necesario poner a la venta el actual emplazamiento y dirigirnos a otro entorno más amplio, moderno y adecuado a las necesidades que se demandan. Ha sido ésta, la que el Patronato actual ha elegido como la más adecuada para el futuro de la Fundación y situarla en donde la sociedad nos demanda. El comprador ha sido la universidad de Nebrija, que en el futuro desarrollará buena parte de su actividad en la nueva sede.

El dinero percibido irá destinado íntegramente al nuevo centro, que se ubicará en Madrid, en una zona adecuada para la mejor atención de sus usuarios y pacientes, bien comunicada y accesible. El traslado al nuevo centro no se llevará a cabo de forma inmediata, con una previsión aproximada de tres años, por lo que la atención no se verá afectada en absoluto y seguiremos con las mejoras previstas a nivel técnico, humano, espiritual y asistencial, incluyendo el día a día normal de la parroquia de San Jorge.

Con el nuevo proyecto de futuro, la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, se plantea ser un centro polivalente en donde se daría cobertura a las áreas sociales y sanitarias, así como, un área de Investigación, cumpliendo así, con los fines fundacionales de la Fundación, dando cobertura a las personas más vulnerables y con riesgo de exclusión social y sin recursos económicos.

 

 

Los servicios ofrecidos serían los siguientes:

Área Social:

Centro Residencial para Mayores: es la esencia de la Institución, la atención a nuestros mayores. Actualmente el centro de Condes del Val, acoge a 162 personas, de las cuales, actualmente, 34 son bonificadas por riesgo de exclusión social. En el nuevo proyecto, se quiere ampliar la capacidad hasta las 180 plazas y poder seguir ayudando a los que más lo necesitan. Para ello se dotará un centro, más moderno y versátil, de unidades especializadas en dolencias que requieran recursos más específicos, para la mejor atención de las personas: unidad de ortogeriatría, psicogeriatría, y demencias, entre otras.

Centro de sacerdotes mayores: área para la atención de nuestros sacerdotes mayores, con la misma filosofía de la unidad anterior. Las plazas serían de 20-30 usuarios.

Discapacidad intelectual: la Fundación quiere estar presente y paliar esta necesidad, que ha hecho visible la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid. Así, el proyecto no sólo atenderá a la persona con discapacidad, sino a la unidad familiar en la que está dicha persona. Este centro tendrá aproximadamente 40 plazas.

Salud mental: creación de una Mini Residencia de atención a personas con enfermedad mental grave y duradera. La Institución quiere ayudar con una residencia de 30-40 plazas.

Paliativos: el cuidado y acompañamiento desde todos los puntos de vista, a las personas al final de su vida, es algo que la Fundación hace actualmente en su Centro de Mayores. Las plazas previstas son 30.

Daño cerebral rehabilitable y crónico: las necesidades sanitarias en la Comunidad de Madrid para este tipo de patologías son muy grandes, y pocas las soluciones actuales que a la misma se da desde la sanidad pública. La Fundación quiere estar presente con 30 plazas de DC Rehab y un Hospital de Día de las mismas plazas, y de 40 plazas de DC Crónico.

Unidad de convalecientes subagudos: esta unidad está concebida para la atención de personas que necesitan una atención hospitalaria después de haber pasado por un hospital de agudos, ya que por su recuperación especializada no pueden permaneces en su domicilio. La Institución quiere estar presente con 50 plazas.

Cuidados continuados: Prestar asistencia de cuidados, controles o tratamientos hospitalarios básicos que no pueden realizarse en el domicilio a enfermos con patologías crónicas y facilitar la reinserción social y familiar de los pacientes. La Institución quiere estar presente con 50 plazas.

En total, señala el comunicado, estaríamos hablando de un centro con unas 170 camas sanitarias, 270 sociales y 50 plazas de centros de día, para un total de 490 plazas. Por lo que al día se podrían atender a unas 600 personas.

El centro socio-sanitario se complementaría con una potente área rehabilitadora tanto física como neurológica, en seco y en mojado, ya que se contempla un hospital rehabilitador y una piscina terapéutica, además de la implantación de consultas externas e interconsultas para dar cobertura al mismo.