Religión Digital

El lobby gay, y su implantación en el Vaticano

El Papa emérito se confiesa en "Última conversación" (entrevista con Seewald), a la venta en septiembre

clipping

Benedicto XVI admite la existencia de un "lobby gay", de cuatro o cinco personas, en el interior del Vaticano

Ratzinger revela las "tormentas" de su pontificado y la "sorpresa" que le produjo la elección de Bergoglio

Jesús Bastante, 01 de julio de 2016 a las 10:11
Sobre su renuncia, Benedicto apunta que la preparó con "unas pocas personas", muy cercanas, por temor a que alguna filtración pudiera limitar la fuerza de su anuncio. Niega cualquier "chantaje o presión" para renunciar
Benedicto XVI renuncia/>

Benedicto XVI renuncia

Renuncia de Ratzinger/>

Renuncia de Ratzinger

Renuncia/>

Renuncia

Momento en que Benedicto presentó su renuncia/>

Momento en que Benedicto presentó su renuncia

La renuncia del Papa/>

La renuncia del Papa

Benedicto XVI y el Papa Francisco/>

Benedicto XVI y el Papa Francisco

Momento de la renuncia de Benedicto XVI/>

Momento de la renuncia de Benedicto XVI

Francisco abraza a Benedicto/>

Francisco abraza a Benedicto

benedicto />

benedicto

  • Benedicto XVI renuncia
  • Renuncia de Ratzinger
  • Renuncia
  • Momento en que Benedicto presentó su renuncia
  • La renuncia del Papa
  • Benedicto XVI y el Papa Francisco
  • Momento de la renuncia de Benedicto XVI
  • Francisco abraza a Benedicto
  • benedicto

(Jesús Bastante).- El Papa Benedicto XVI conocía la existencia de un "lobby gay" en el interior del Vaticano, un grupo de poder, compuesto por "cuatro o cinco personas", y que él fue capaz de disolverlo antes de renunciar al Papado. Ratzinger se confiesa en "Últimas conversaciones", un libro-entrevista con el escritor alemán Peter Seewald y que verá la luz en septiembre, editado por Droemer (Gazanti en Italia, e Il Corriere della Sera en quioscos).

Se trata de la primera ocasión en que el Papa emérito admite la existencia de dicho lobby, aunque en el informe secreto encargado por Ratzinger a los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi, ya hubiera aparecido esta trama.

Una de las pocas personas que ha leído el manuscrito, el vaticanista Luigi Accatoli, apunta que en el volumen, el Papa emérito revela las "tormentas" de sus ocho años de pontificado, que llevaron hasta su histórica renuncia, así como la "sorpresa" que supuso la elección de Bergoglio como su sucesor al frente de la Iglesia católica.

En sus respuestas, se observa un Papa emérito que trata de reivindicarse como un luchador frente a la podredumbre existente en el Vaticano, aunque, admite, pecó de "falta de decisión" de gobierno. Al tiempo, rechaza la crítica de quienes le consideraron un Papa demasiado académico, y apunta cómo intentó reformar el IOR y que puso las bases para la lucha contra el blanqueo de dinero. Del mismo modo, reivindica su papel decidido contra la "plaga de la pedofilia" pese a las dificultades que admite, se encontró cuando se quieren tomar decisiones firmes sobre "la suciedad que se encuentra en la Iglesia".

Ratzinger revela que durante su pontificado tomó "notas y notas" sobre multitud de temas, pero que las destruirá para que nadie, ni siquiera los historiadores, puedan dejar constancia de algunos conflictos.

Sobre su renuncia, Benedicto apunta que la preparó con "unas pocas personas", muy cercanas, por temor a que alguna filtración pudiera limitar la fuerza de su anuncio. Algo muy común en los últimos tiempos de su pontificado, marcado por el escándalo del "Vatileaks" y la fuga de documentos comprometedores por parte -fue el único condenado- de su mayordomo, Paolo Gabriele.

 

 

En la entrevista, Ratzinger niega cualquier "chantaje o presión" para que renunciara, y cómo siguió el cónclave desde Castel Gandolfo. La "sorpresa" de la elección de Bergoglio -Benedicto había hecho sus propias quinielas, en las que no se encontraba el entonces cardenal de Buenos Aires- dejó paso a la "alegría" tras ver en televisión cómo el nuevo Papa rezaba y pedía la bendición del pueblo desde el balcón central de la logia de San Pedro.

Sobre Francisco, Ratzinger apunta que se trata de "un hombre inesperado por él en la víspera del cónclave. Dos figuras distintas, dos modos diferentes de entender el Papado", aunque destaca su "figura humana y papal".

En el libro también hay espacio para los recuerdos de su infancia y adolescencia en la Alemania nazi, el descubrimiento de su vocación y los meses que pasó en prisión en un campo estadounidense, cerca de Ulm. Su paso como "experto" en el Concilio Vaticano II o sus años como profesor también se apuntan en este libro, una suerte de "cuarta parte" de las memorias escritas a través de sus conversaciones con Seewald.

Según informa Il Corriere, en su nuevo libro, Ratzinger "habla de sí mismo, de su fe, las debilidades, la vida privada, los escándalos y los nudos del Papado, explicando las razones de su opción (de renunciar) -al inicio comunicada solo a pocas personas de confianza para evitar las filtraciones- y despejando dudas sobre presuntas presiones que lo habrían empujado a dejar el cargo".

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000