• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El ex nuncio les confesó que Francisco lo había regañado por "engañarlo" durante su gira a EE.UU. Agencias
Rosica dijo que ningún jerarca del Vaticano participó de la redacción de su declaración con Lombardi, pero que se la dio a conocer al Secretario de Estado, Pietro Parolin, y al 'ministro del exterior', Richard Gallagher

(J. B./Agencias).- Viganò vuelve a mentir. Esta vez, sobre el encuentro que organizó durante el viaje de Francisco a EE.UU. en 2015, una de las causas, según confesó el Pontífice a Juan Carlos Cruz, de su salida de la Nunciatura.

El arzobispo insistió a lo largo del fin de semana en que el Papa conocía perfectamente, y avaló, el encuentro que organizó con la activista ultracatólica Kim Davis, conocida por su cruzada contra los gays, que fue utilizada por el lobby estadonidense para pretender que el Papa avalaba su lucha. Davis era una empleada del registro civil de Kentucky que se negó a casar a personas del mismo sexo.

Tal y como confesó Francisco a Cruz, esa reunión fue una puñalada trapera, una más, de Viganò, y la gota que colmó el vaso. El ex nuncio no tardó en responder a esto, subrayando que el Papa aprobó el encuentro de antemano y que no hubo más que elogios a su organización del viaje a Norteamérica.

 

 


 

 

Sin embargo, en un comunicado conjunto emitido anoche, el anterior portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, y su ayudante en inglés, Thomas Rosica, transcribieron los apuntes manuscritos de una reunión que ambos mantuvieron con Viganò la noche posterior al affaire con Kim Davis. En dichos apuntos, el ex nuncio les confesó que Francisco lo había regañado por "engañarlo" con el encuentro con Davis, y por haber ocultado el hecho de que la mujer se había casado cuatro veces.

En el comunicado, Lombardi indicó que Viganó tomó la iniciativa para el encuentro con Davis, que debería haber sabido que provocaría un gran rechazo y que si bien funcionarios del Vaticano lo aprobaron, no estaban bien informados sobre la repercusión que tendría semejante encuentro.

 


Kim Davis

 

La reunión con la activista ha adquirido nueva importancia tras las denuncias de Viganó, de que informó a Francisco sobre los abusos de McCarrick el 23 de junio de 2013, pero que el Papa, según él, lo rehabilitó de las sanciones que, también según él, le había impuesto el papa Benedicto XVI en 2009 o 2010.

No existen pruebas de que se hubieran aplicado esas sanciones, ya que en esos años McCarrick realizaba su oficio de manera muy pública y viajaba por el mundo en misiones para la iglesia. Viganó dijo que Francisco debería renunciar por su presunta complicidad en el encubrimiento de los abusos de McCarrick, que se prolongó durante dos décadas.

Francisco quitó el capelo cardenalicio a McCarrick en julio pasado cuando una investigación estadounidense determinó que la denuncia de que manoseó a un adolescente en los años 70 era creíble.

Rosica dijo que ningún jerarca del Vaticano participó de la redacción de su declaración con Lombardi, pero que se la dio a conocer al Secretario de Estado, Pietro Parolin, y al 'ministro del exterior', Richard Gallagher.