• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Se filtra el informe secreto de Tomko, Herranz y De Giorgi que motivó la renuncia de Ratzinger RD
Si la opinión pública llegara a conocer el contenido del informe final sería un desastre para la imagen de la Iglesia, ya devastada en todo el mundo por los escándalos sexuales

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal de RD en el Vaticano).- En medio de la conmoción mundial iniciada el pasado 26 de agosto con la carta abierta del ex nuncio en Washington Carlo Maria Viganò, que pidió la renuncia del papa Francisco basado en acusaciones aún sin respaldo de un encubrimiento pontificio al cardenal Theodore McCarrick, el Vaticano volvió a ponerse en estado de alerta en las últimas horas ante la aparición de una supuesta lista de miembros de un "lobby gay" aún en actividad en puestos claves de la jerarquía de la Santa Sede.

Según publicó el diario "Il fatto quotidiano", hay un dossier en circulación que detalla supuestos miembros, con nombres, apellidos y documentación, del denominado "lobby gay" desde la época del primer "Vatileaks", el escándalo de filtración de documentos que activó el dominó que precipitó, en 2013, la renuncia del entonces pontífice Benedicto XVI.

Si bien los nombres que aparecerían la lista permanecen por ahora en secreto, en el elenco "hay personas que han sido removidas por el Papa, otras fueron trasladadas de oficinas y otras, sin embargo, siguen desempeñando importantes cargos en el interior de órganos estratégicos del Vaticano, como por ejemplo Propaganda Fide y hasta la Secretaría de Estado".

De acuerdo al periódico italiano, que reprodujo la información preservando los nombres de los involucrados, la lista en circulación se trata de "documentos contenidos en la investigación que los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi entregaron a Benedicto XVI antes de su dimisión". Ese informe fue mantenido como reservado más de cinco años años y ésta, de confirmarse, sería la primera filtración sobre el contenido de una investigación de una dureza tal que terminó de quitar las fuerzas al ahora papa emérito.

 

Tomko, Herranz y Di Giorgi, los autores del 'informe Vatileaks'

 

La investigación de los tres cardenales habría sido realizada en base a interrogatorios de decenas de sacerdotes y otros religiosos, acompañadas de acuerdo al periódico por muchos documentos que corroboran los nombres y las situaciones descritas. "Il fatto" agregó, tras ver una parte del contenido, que contiene "un cuadro detallado e inquietante de la corrupción moral y material del clero, con nombres, apellidos y circunstancias".

"Si la opinión pública llegara a conocer el contenido del informe final sería un desastre para la imagen de la Iglesia, ya devastada en todo el mundo por los escándalos sexuales. Pero es lo que podría ocurrir en esta fase, visto que el revolotear de cuervos es una praxis secular en el Vaticano, que reflota cuando la guerra entre bandas se hace más dura", planteó el periódico.

Cuando el Vaticano aún batalla contra las derivaciones de la carta abierta con la que Viganò y su entorno iniciaron la nueva escalada contra Francisco, la aparición de la supuesta lista de los miembros del lobby gay se da después de que el propio ex nuncio en Washington reconociera en una entrevista reciente que aportó datos y documentos a los tres cardenales investigadores del Vatileaks.

En esa entrevista publicada el 27 de agosto, Viganò se preguntó por qué nunca había sido hecho público el informe de los tres cardenales ordenado por el ahora papa emérito.

"Me dirijo a los periodistas: ¿por qué no preguntan cómo ha terminado la caja de documentos que todos vimos que Benedicto le entregó a Francisco en Castelgandolfo? ¿Ha sido todo inútil?", planteó, en una frase que a la luz de la nueva filtración puede ser interpretada como un reconocimiento de su participación.

 


Carlo María Viganò

 

La noticia de la supuesta existencia de una lista del "lobby gay" dentro del Vaticano se conoce cuando continúa el silencio del papa Francisco y de la Santa Sede frente a las acusaciones de Viganò, quien después de la publicación de su primera carta el 26 de agosto agregó material crítico con Jorge Bergoglio y acusó al pontífice y a sus colaboradores de haber mentido en torno al encuentro de 2015 con la activista contra el matrimonio gay Kim Davis en Estados Unidos.

Tras la carta de Viganò, frente a la que Bergoglio se limitó a pedir a la prensa "discernimiento" para su análisis, sectores conservadores de Estados Unidos han ido subiendo la presión contra el pontífice, al punto que tanto el Wall Street Journal como la edición en español de la CNN han publicado artículos de opinión en los que hablan del "fin del papado" si las denuncias del ex nuncio se comprueban ciertas.

Pero sí se han mostrado activas con contundentes comunicados en apoyo al pontífice varias conferencias episcopales, especialmente latinoamericanas como Argentina, Chile y Perú, y otras como la española. Hasta el presidente estadounidense Donald Trump planteó su posición en las últimas horas y aseguró que "el papa lo está afrontando imagino que lo mejor que alguien puede afrontarlo".