• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Viganó y McCarrick
Pietro Sambi, transmitió al cardenal McCarrick esta disposición que le había comunicado de Roma el entonces prefecto de la Congregación de Obispos, cardenal Giovanni Battista Re

(Jesús Bastante).- Continúan desmontándose las mentiras de Carlo María Viganò. A la espera de la anunciada 'respuesta' de la Santa Sede a las acusaciones del ex nuncio, ahora se ha sabido que Benedicto XVI jamás sancionó públicamente al cardenal McCarrick.

Así, únicamente recibió "recomendaciones" para llevar una vida discreta y abandonar el seminario de los 'kikos' en Washington, donde presuntamente llevó a cabo sus atrocidades sexuales.

Tal y como adelanta Andrea Tornielli en Vatican Insider, en diciembre de 2007, "el entonces nuncio en Estados Unidos, Pietro Sambi, transmitió al cardenal McCarrick esta disposición que le había comunicado de Roma el entonces prefecto de la Congregación de Obispos, cardenal Giovanni Battista Re".

Sin embargo, McCarrick no abandonó el seminario hasta septiembre de 2008, y siguió manteniendo tanto su actividad pública como gran número de viajes internacionales, varios de ellos a Roma, donde participaba con normalidad en actividades con Benedicto XVI y con altos cargos de la Curia vaticana durante los cinco últimos años del pontificado del Papa alemán.

Nadie percibió ningún tipo de sanción o limitación. A partir de 2013, ya en el pontificado de Francisco, el ritmo de los viajes del arzobispo emérito se fue reduciendo de modo natural por envejecimiento de McCarrick, que cuenta 87 años.

De modo que el único que sancionó oficialmente, y de manera muy dura (quitándole la púrpura) a McCarrick, fue Francisco. Otra muestra más de las mentiras de Viganò y su entorno, cuya trama se desinfla cada vez más.