• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa conversa con una joven en Palermo RD
Jesús no quiere que te quedes en el banquillo, él te invita a salir al campo de juego. Él no quiere que estés detrás de bastidores para espiar a los demás o en las gradas para comentar, sino en el escenario. ¡Entra en el juego!

(C.D.).- Sesión de preguntas y respuestas del Papa Francisco con jóvenes sicilianos en la Plaza Politeama en Palermo. "No os cerréis, sino confiad en Dios, confiad todo a Él y buscadlo en la oración", ha pedido Bergoglio estos representantes de las futuras generaciones, con el fin de que se conviertan en "hombres y mujeres verdaderos que denuncien la mala vida y la explotación, que vivan relaciones libres y liberadoras, que amen a los más débiles y que reflejen la honestidad interior".

Algunos de los comentarios del Papa

¡Queridos amigos!

¡Estoy feliz de conoceros a estas alturas del día! Gracias por vuestras lindas preguntas

La primera fue sobre cómo escuchar la voz del Señor y madurar una respuesta

¿Cómo se escucha al Señor? Os diría esto: el Señor no se escucha a sí mismo en un sillón. Permanecer sentado crea interferencia con la Palabra de Dios, que es dinámica

A Dios se le descubre caminando, sin esperar que algo suceda mágicamente en la vida

Lo vemos en esa fascinante historia de amor que es la Biblia. ¡Leedla sin miedo! Aquí el Señor continuamente llama a los jóvenes

Y le encanta hablar con los jóvenes mientras están en camino. Pensad en los dos discípulos de Emaús... Pensad en David mientras apacentaba su rebaño, mientras sus hermanos estaban en silencio en casa

Dios odia la pereza y ama la acción. Pero no se trata de moverse para mantenerse en forma, sino de mover el corazón

El Señor habla a los que están en búsqueda. Aquellos que buscan, caminan


Recordad las palabras de Jesús: "Busca y encontrarás" (Lc 11: 9). Sí, pero ¿dónde mirar? ¡No en el teléfono! Ahí las llamadas del Señor no llegan. No en la televisión, donde el Señor no tiene canal

No, Dios habla en la relación, en el viaje. No os cerréis, sino confiad en Él, confiad todo a Él, buscadlo en la oración

Comprenderás que Jesús cree en ti más de lo que crees en ti mismo, que te ama más de lo que te amas a ti mismo

Buscadlo saliendo fuera de vosotros mismos: Él os espera allí, en la puerta del corazón

Compartid experiencias fuertes. Vivid la Iglesia: formad un grupo, lanzaos sin miedo a lo que es bello: un paseo, una peregrinación, encuentros de oración, un servicio hecho junto a quien tiene necesidad

Escuchad la invitación de Jesús para vosotros: "¡Sígueme!". Él os llama a despegar


Jesús no quiere que te quedes en el banquillo, él te invita a salir al campo de juego. Él no quiere que estés detrás de bastidores para espiar a los demás o en las gradas para comentar, sino en el escenario. ¡Entra en el juego!

¿Tienes miedo de hacer el tonto? Paciencia, ponerse rojo no es el drama de la vida

Mejor montar los hermosos sueños con algún tonto que retirarte a una vida tranquila: mejores idealistas que fanáticos realistas: ¡mejor ser Don Quijote que Sancho Panza!

La segunda pregunta: Me gustó escuchar que dijiste que Sicilia, en el centro del Mediterráneo, siempre haya sido un punto de encuentro. No es solo una hermosa tradición cultural, es un mensaje de fe... Porque la fe se basa en el encuentro

Dios no nos dejó solos, bajó a nuestro encuentro

Por ello, acoger al otro, su dignidad, su acogida, su solidaridad para nosotros no son buenas intenciones para las personas educadas, sino rasgos distintivos del cristiano

Son nuestras preciosas insignias, porque el cristiano cree que Dios se hizo hombre y que entonces, amando al hombre, todo hombre, uno ama a Dios


Somos buenos haciendo distinciones, incluso justas y buenas, pero a veces olvidamos la simplicidad de la fe: "Dios ama a los que dan con alegría"

Dios ama a quien da

"La vida no se puede explicar, nosotros vivimos", escribió un gran autor de estas tierras. Es aún más valioso para la vida cristiana. La vida cristiana es vivida

Necesitamos hombres y mujeres verdaderos, que denuncien la mala vida y la explotación, que vivan relaciones libres y liberadoras, que amen a los más débiles y sean apasionados por la legalidad, que reflejen la honestidad interior

Entonces llego a la última pregunta: ¿cómo vivir siendo joven en esta tierra? Me gusta decir que estáis llamados a ser amaneceres de esperanza

Para alumbrar la esperanza hay que levantarse todas las mañanas con un corazón joven y lleno de esperanza, luchando por no envejecer, no ceder a la lógica de lo irremediable, la lógica perversa según la cual no hay salvación para esta tierra

¡No! No al fatalismo y sí a la esperanza cristiana. No a la resignación

Qué hermoso es veros en la Iglesia como portadores alegres de la esperanza, de la esperanza de la Pascua que vence al pecado y la muerte

Soñamos y vivimos juntos una cultura de esperanza

Gracias a todos por vuestra paciencia y por escuchar