• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa Francisco, en la ciudad siciliana de Enna RD
Considerar las heridas de la sociedad y de la Iglesia no es una acción denigratoria y pesimista. Si queremos dar sustancia a nuestra fe, debemos aprender a reconocer en estos sufrimientos humanos las mismas heridas del Señor

(C.D.).- El subdesarrollo, la explotación laboral, la migración, la usura, el alcoholismo y otras adicciones, los juegos de azar o la desintegración de lazos familiares. Son algunas de las "llagas" que afligen a la región italiana de Sicilia que el Papa Francisco ha diagnosticado hoy en un encuentro en Enna con fieles de la diócesis de Piazza Armerina, en el primer acto de su viaje de homenaje al primer sacerdote mártir de la mafia, Pino Puglisi. Males frente a los cuales Bergoglio ha pedido "llevar a todos la buena noticia de que es posible una convivencia justa, agradable y amable, y que la vida no es maldición oscura que hay que soportar de forma fatalista".

Algunas frases del discurso del Papa

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Me alegro de estar entre ustedes. ¡El sol de Sicilia es hermoso! ¡Gracias por esta cálida bienvenida!

Su Obispo acaba de recordar la opción que la Iglesia de Piazza Armerina está cumpliendo con gozosa esperanza, en medio de los diversos problemas que limitan la serenidad de este territorio. No son pocas las llagas que le afligen

Tienen un nombre: subdesarrollo social y cultural; la explotación de los trabajadores y la falta de empleo digno para los jóvenes; migración de unidades familiares enteras; usura; alcoholismo y otras adicciones; juegos de azar; desintegración de lazos familiares

Enfrentada con tanto sufrimiento, la comunidad eclesial a veces puede parecer perdida y cansada; a veces, gracias a Dios, es vivaz y profética

Es cierto que no es fácil mantener la fe entre tantos problemas

Considerar las heridas de la sociedad y de la Iglesia no es una acción denigratoria y pesimista. Si queremos dar sustancia a nuestra fe, debemos aprender a reconocer en estos sufrimientos humanos las mismas heridas del Señor

Les insto, por lo tanto, a comprometerse con la nueva evangelización de este territorio siciliano, a partir de sus cruces y sufrimientos

 

La perspectiva de una Iglesia sinodal y de la Palabra requiere el coraje de escucharse unos a otros, pero sobre todo de escuchar la Palabra del Señor

La Palabra de Dios y la comunión sinodal son una mano extendida a los que viven entre la esperanza y la decepción y una llamada a una Iglesia misericordiosa cada vez más fiel al Evangelio y abierta para recibir a los que se sienten derrotados en cuerpo y espíritu

Para llevar a cabo esta misión, es necesario referirse siempre al espíritu de la primera comunidad cristiana que, animada por el fuego de Pentecostés, fue testigo valiente del Señor Resucitado

Entren con confianza, queridos hermanos y hermanas, en el tiempo del discernimiento

Para ser una Iglesia de caridad misionera, se debe prestar atención a circunstancias concretas

Los sacerdotes, diáconos, personas consagradas y fieles laicos están llamados a extender la compasión evangélica - palabra clave ... es lo que Jesús sintió - para los muchos males de la gente

A ir con sencillez a través de las calles estrechas de la vida laboral, y a llevar a todos la buena noticia de que es posible una convivencia justa, agradable y amable, y que la vida no es maldición oscura que hay que soportar de forma fatalista

Es importante fomentar el amor evangélico, la solidaridad y la solicitud fraterna en las parroquias y comunidades, evitando la tentación mundana de una vida tranquila

 


Un aspecto de la caridad misionera es prestar atención a los jóvenes y a sus problemas. Veo aquí a muchos niños y jóvenes, que colorean la asamblea con esperanza y alegría

Queridos amigos, a ustedes, jóvenes, niños y niñas, los saludo a todos y los animo a ser arquitectos alegres de su destino

Sepan que Jesús los ama: es un amigo sincero y fiel que nunca los abandonará; ¡pueden confiar en él!

Confíen también en la Iglesia, llamada a responder a sus necesidades y ofrecerles un entorno alternativo al que les atormenta todos los días

Desde la Eucaristía dibujamos el amor de Cristo para llevarlo a las calles del mundo, para ir con él a encontrarnos con nuestros hermanos

Con él, este es el secreto, podemos consagrar toda la realidad a Dios

En cuanto a la participación en la Santa Misa, especialmente la misa dominical, es importante no estar obsesionado por los números

Los insto a experimentar la dicha de la pequeñez, siendo la semilla de mostaza

Dirijo un pensamiento particular a los sacerdotes, y los exhorto a estar cerca del Obispo

Queridos sacerdotes, ¡cuán necesario es construir pacientemente la alegría de la familia presbiteral, amándonos y apoyándonos unos a otros!

En medio del pueblo de Dios que se les ha confiado, están llamados a ser los primeros en superar las barreras, los prejuicios que dividen; los primeros en detenerse en humilde contemplación ante la difícil historia de esta tierra

Consolados por Dios, pueden ser consoladores, limpiar lágrimas, sanar heridas, reconstruir vidas rotas

Queridos hermanos y hermanas:

¡Sería bueno estar juntos un poco más! Siento la calidez de su fe y las esperanzas de sus corazones, pero me están esperando en Palermo, donde recordaremos al agradecido mártir sacerdote Pino Puglisi

Los bendigo a todos desde mi corazón y les pido que por favor recen por mí. ¡Gracias! ¡Buenos días a todos!