• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Continúa el Sínodo de los Jóvenes
Estamos todos aquí presentes con dispositivos tecnológicos. Celulares, tablets, computadoras. ¿No sería un buen paso dejar de usar tanto papel para los discursos y documentos?

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano).- Dos propuestas de temas concretos, esos que por los que a menudo pide el Papa Francisco, y que se hicieron en el Aula del Sínodo en las últimas horas cosecharon aplausos y aprobación casi unánime entre los padres sinodales, según confirmó Religión Digital.

La primera fue un planteo valiente de uno de los jóvenes, que confirmó cómo ha permeado la encíclica Laudato si' en las nuevas generaciones. Fue el argentino Mariano García que en la tarde del miércoles cosechó aplausos con su pedido.

"Estamos todos aquí presentes con dispositivos tecnológicos. Celulares, tablets, computadoras. ¿No sería un buen paso dejar de usar tanto papel para los discursos y documentos?", fue la valiente y sorpresiva convocatoria del responsable de la pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

En tiempos en los que muchos eventos internacionales miden su huella de carbono, calculan el "daño ambiental" causado por los viajes en aviones de sus participantes y reducen el uso de documentos escritos, la propuesta de García parece la forma más concreta de comenzar a bajar a la vida cotidiana la encíclica-emblema de la ecología integral. Más aún al ser hecha en un edificio que se jacta en su ingreso del ahorro energético que produce la alimentación a través de paneles solares.

La segunda propuesta que está a estudio de los padres sinodales también tuvo una muy buena recepción. En tiempos en los que se pide y se insiste en la necesidad de esa "Iglesia en salida" que Bergoglio planteó ya en Evangelii gaudium en 2013, y en que se repite como mantra que el Sínodo es un "caminar juntos", uno de los padres propuso hacer realidad esa idea.

Fue el monseñor italiano Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, quien justamente puso sobre la mesa una forma de volver "concretas" esas dos expresiones: "¿Por qué no pensar en un peregrinaje, una caminata al menos, conjunta entre los padres sinodales y los jóvenes que asisten al Sínodo?".

Consciente del apretado calendario en el que se vive hasta el 28 de octubre, planteó de todos modos que la idea es hacerlo "sin interferir con el desarrollo ya pautado" de la XV Asamblea General del Sínodo de Obispos.

Jóvenes participantes del Sínodo