• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
La persecución y asesinatos de sacerdotes se vuelve eje central del Sínodo sobre juventud Vatican News
El número de cristianos bajó de 1.500.000 a 400.000 en los últimos años. Fue la intervención más aplaudida, y cerró expresando su esperanza de ue un día el papa pueda visitar Irak

(Hernán Reyes, corresponsal en el Vaticano).- "La primera actitud de la Iglesia hacia todos es acercarse con amor, y esto vale también para las personas homosexuales. Por otra parte, se debe valorizar la "Humanae vitae"; la canonización de Pablo VI es una buena ocasión para ello". Monseñor De Jong trazó, durante el briefing sobre lo hablado hoy en el Sínodo de la juventud, la cercanía de la Iglesia hacia homosexuales y mujeres.

"La presencia de las mujeres en el Sínodo es fuerte, y su voz es escuchada. El voto no implica un poder. Puedo asegurar que tomamos muy en serio las indicaciones que nos hacen las mujeres", subrayó el prelado.

Por su parte, la hermana Kwon, de Corea, incidió en que "cada vez es más importante el papel de las mujeres en la Iglesia a la hora de hablar a los jóvenes". "Esto es algo que experimento en mi país", subrayó la religiosa, destacando que "es preciso afrontar el clericalismo y las diversas formas de exclusión".

Los catorce círculos menores lingüísticos empezaron hoy a discutir la segunda parte del Instumentum Laboris del Sínodo de obispos dedicado a la Juventud, en el que el tema de la persecución a los cristianos y los asesinatos de sacerdotes y religiosos en lo que va del siglo se volvió un eje central de las discusiones en las últimas horas.

 

 


 

 

"La Congregación General terminó este jueves la discusión sobre la segunda parte. Ahora, desde hoy hasta martes, la discutirán los círculos menores", planteó hoy el presidente de la comisión de información sinodal, Paolo Ruffini, al dar su tradicional briefing cotidiano a periodistas acreditados en el Vaticano sobre el desarrollo de la reunión que se desarrolla hasta el 28 de octubre.

Ruffini ilustró que durante las últimas discusiones en el Aula se recordaron "los sacerotes mártires en este siglo, entre el 200 y el 2017" y que se entegó a los 257 padres sinodales y a los participantes un "Dossier de más de 300 sacerdotes y obispos asesinados" confeccionado por la agencia Fides.

Con la muerte la semana pasada del sacerdote ecuatoriano de Quito, padre Arturo Pozo, el número de presbíteros asesinados en el mundo solo en lo que va de 2018 legó a 28, "cifra insólita si se compara a la de años precedentes"; según un informe del sitio especializado Il Sismógrafo.

En ese marco, el también prefecto del dicasterio para la comunicación de la Santa Sede resaltó el "momento de conmoción" que se vivió al escuchar el relato de un joven iraquí que relató la realidad de su país en ese tema.

 

 


 


"Habló de la minoría cristiana en Irak y e los asesinados en el siglo. El número de cristianos bajó de 1.500.000 a 400.000 en los últimos años. Fue la intervención más aplaudida, y cerró expresando su esperanza de ue un día el papa pueda visitar Irak", describió Ruffini.

"Nos sacó de las preocupaciónes que tenemos en el primer mundo para darnos cuenta de que hay gente en el resto del mundo muriendo por su fe cristiana. Incluso jóvenes", agregó en esa línea el obispo de Macriana de Mauritania y auxiliar de Los Ángeles, monseñor Robert Emmet Barron.

Además, según el prefecto, también estuvo entre los temas de discusión "la inmigración como una de las cuestiones centrales de nuestro tiempo, ya se a nivel entre continentes o dentro del mismo continente, como se da a menudo en África", ejemplificó.