• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa saluda en la audiencia a una niña
La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre al servicio de las necesidades de los pueblos. No podemos considerarnos dueños absolutos de las cosas

(José M. Vidal).- En su catequesis de la audiencia de los míercoles, el Papa Francisco explica la dimensión social del 'no robarás'. Significa, para Francisco, que "la vida no es un tiempo para poseer, sino para amar" y que la riqueza hay que distribuirla, porque, todavía hoy, muchos hermanso nuestros pasan hambre, mientras se destruye comida por exigencias del mercado. Y advierte que "el dialo entra por el bolsillo".

Primera lectura de Pablo a Timoteo:

"Hermanos, nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero".

Algunas frases de la catequesis del Papa

"Continuando con la explicación del Decálogo, hoy llegamos a la Séptima Palabra: No robarás.

El tema del robo y del respeto a la propiedad de los otros.

No existe cultura en la que el hurto y la prevaricación sean lícitas. La sensibilidad humana, de hecho, es muy sensible en la defensa de lo que cada uno posee.
Una lectura más amplia, focalizando esta Palabra en el tema de la propiedad de los bienes a la luz de la sabiduría cristiana.

En la Doctrina social de la iglesia se habla del 'destino universal de lo bienes'. ¿Qué significa?

La Providencia, sin embargo, no dispuso un mundo 'en serie'. Hay diferencias, condiciones diversas, y por lo tanto se puede vivir proveyendo los unos a los tros.


El mundo es rico en recursos para asegurar a todos los bienes primarios. Y, sin embargo, muchos viven en una escandalosa indigencia y los recursos, usados sin criterio, se van deteriorando. Pero el mundo es uno solo. La Humanidad es única.

Si en la tierra hay hambre es porque falta la comida. Incluso, por exigencias del mercado, se llega incluso a destruir la comida.

Hace falta una adecuada producción, que asegure una equitativa distribución.

En esta perrspectiva aparece el significado positivo y amplio del mandamiento no robarás.

Lo que poseo es lo que sé dar. Esto es importante. Es la generosidad. Si no consigo dar algo, es porque eso me posee y soy su esclavo.

Toda riqueza, para ser buena, tiene que tener una dimensión social

Si no consigo dar algo es porque eso me posee, tiene poder sobre mí y soy su esclavo.

La posesisón de los bienes es una ocasión para mutiplicarlos con creatividad y usarlos con generosidad, y así crecer en la caridad y en la libertad.

El diablo entra por el bolsillo. Primero, es el amor al dinero. Después, la vanidad: soy rivo. Y, al final, el orgullo y la soberbia. Es la forma en la que actúa el diazblo ennosotros.

Jesús nos redime haciéndose pobre.

No robar quiere decir: ama von tus bienes, aprovecha tus medios para amar todo lo que puedas. Entonces, tu vida se convierte en buena y la posesión se convierte en un don. Porque la vida no es un tiempo para poseer, sino para amar".



Texto íntegro del saludo del Papa en español

Queridos hermanos y hermanas: Hoy reflexionamos sobre el séptimo mandamiento del decálogo: «No robarás». Lo primero que nos viene a la mente es el tema de la sustracción o retención ilícita de los bienes ajenos, y el debido respeto a la propiedad de los demás. En toda cultura, robar es inaceptable, pues todas defienden el derecho a
del hombre a poseer bienes.

La sabiduría cristiana nos dice que, por voluntad divina, los frutos de la creación están
destinados a todo el género humano. El destino universal de los bienes y su distribución justa es anterior al derecho a la propiedad privada, que debe estar en función de las necesidades primarias

El mundo es rico en recursos para asegurar a todos el acceso a los bienes fundamentales; sin embargo, muchos viven en una situación de pobreza escandalosa. Y los recursos naturales mal usados, se van deteriorando y destruyendo. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre al servicio de las necesidades de los pueblos. No podemos considerarnos dueños absolutos de las cosas.

En sentido positivo, «no robarás» significa que el Señor nos llama a ser administradores responsables de su Providencia, a aprender a multiplicar con creatividad los bienes que poseemos para usarlos con generosidad en favor de nuestro prójimo, y de este modo crecer en la caridad y en la libertad.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. El Señor Jesús nos conceda entender que la vida no es un tiempo para poseer sino para amar con nuestros bienes, porque solo tenemos aquello que sabemos donar. Que la Virgen nos ampare e interceda por nosotros. Muchas gracias.