• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Agua para todos
La corrupción y los intereses de una economía que excluye y que mata prevalecen demasiado a menudo sobre los esfuerzos que, de modo solidario, deberían garantizar el acceso al agua

(C.D./EFE).- Al Papa Francisco le preocupan "las estadísticas dramáticas de sed" en el mundo. Tanto, que ha calificado "la situación de aquellas personas que se enferman y a menudo mueren debido a agua insalubre" como "una vergüenza inmensa para la humanidad del siglo XXI".

El Pontífice ha hecho constatar sus preocupaciones en este sentido en un mensaje que ha enviado a la Conferencia internacional sobre la gestión del agua que se celebra hoy en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma.

"En muchos de los países donde la población no tiene un acceso regular al agua potable no falta el suministro de armas y municiones que continúan deteriorando aun más la situación", señaló el Pontífice, quien ha implorado a los políticos para que impulsen una mejor gestión de este bien imprescindible.

Francisco añadió que "la corrupción y los intereses de una economía que excluye y que mata prevalecen demasiado a menudo sobre los esfuerzos que, de modo solidario, deberían garantizar el acceso al agua".

Y dijo que las estadísticas sobre la sed en el mundo requieren "voluntad y determinación, y todos los esfuerzos institucionales, organizativos, educativos, tecnológicos y financieros no pueden fallar".

El pontífice instó a "un estilo de vida responsable y solidario para una verdadera ecología" y subrayó que el agua potable "es un derecho" y no debe tratarse como un producto cualquiera.