• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Papa Francisco y el Patriarca asirio Georgius III Vatican Media
Saltemos el muro de la tristeza y de la resignación y ayudemos a las personas a abrir los ojos y los oídos pero sobre todo el corazón para ser custodios los unos de los otros

(C. Doody/Agencias).- El Papa Francisco y el Patriarca asirio Georgius III han firmado este viernes una declaración conjunta en la que claman por una "solución política" a la situación dramática en Medio Oriente que pase por "el respeto por la libertad religiosa y la igualdad ante la ley, basada en el principio de 'ciudadanía'" y que garantice una "coexistencia estable y productiva" en la zona. En dicho texto, los jerarcas han advertido de que una tregua "mantenida por muros y demostraciones de poder no conducirá a la paz, ya que la paz auténtica solo puede lograrse y defenderse a través de la escucha y el diálogo mutuos".

El obispo de Roma recibió hoy a Su Santidad el patriarca catolicós de la Iglesia Asiria del Oriente y, tras un encuentro privado, se trasladaron a la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico, donde rezaron juntos por la paz en Medio Oriente, en especial por Siria e Iraq.

El pontífice y el patriarca estuvieron acompañados por miembros de la Comisión Mixta para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Asiria de Oriente, rezaron juntos y finalmente firmaron una declaración conjunta.

Tras recibir el saludo de Georgius III, Francisco recordó en su discurso el primer encuentro entre ambos, sucedido hace dos años en ocasión de la Jornada de Reflexión y Oración por la Paz en Oriente Medio en Bari.

"Compartimos, efectivamente, el gran sufrimiento que se deriva de la trágica situación de muchos de nuestros hermanos y hermanas en el Medio Oriente, víctimas de la violencia y, a menudo, obligados a abandonar las tierras donde siempre han vivido. Recorren el vía crucis siguiendo las huellas de Cristo y, aunque pertenecen a diferentes comunidades, establecen relaciones fraternas entre sí, convirtiéndose para nosotros en testigos de unidad", aseguró.

 

 


Francisco destacó el trabajo que realiza la Comisión para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Asiria de Oriente, que es fruto del diálogo y que "muestra que las diferencias prácticas y disciplinarias no siempre son un obstáculo para la unidad, y que algunas diferencias en las expresiones teológicas pueden considerarse complementarias en lugar de conflictivas".

"Su Santidad, queridísimo hermano, con afecto, deseo expresar mi gratitud por vuestra visita y por el don de orar juntos hoy, haciendo nuestra la oración del Señor: 'Que todos sean uno, para que el mundo crea'", concluyó.

La declaración conjunta firmada por ambos, afirma que los cristianos asesinados por odio a la fe en Medio Oriente, son "la semilla de la unidad cristiana".

"Nos unimos a nuestros hermanos y hermanas perseguidos, para hacernos voz de los que no la tienen", subraya, e indica: "Juntos haremos todo lo posible para aliviar su sufrimiento y ayudarlos a encontrar maneras de comenzar una nueva vida. Deseamos afirmar una vez más que no es posible imaginar el Medio Oriente sin los cristianos".

"Pedimos una vez más a la comunidad internacional que lleve a cabo una solución política que reconozca los derechos y deberes de todas las partes involucradas. Estamos convencidos de la necesidad de garantizar los derechos de cada persona", agrega.

La declaración sostiene que "los cristianos no quieren ser considerados una 'minoría protegida' o un grupo tolerado, sino ciudadanos de pleno título cuyos derechos están garantizados y defendidos, junto con los de todos los demás ciudadanos".

Finalmente el texto insiste en destacar la importancia del "diálogo interreligioso basado en una actitud de apertura, verdad y amor. Este diálogo es también el mejor antídoto contra el extremismo, que es una amenaza para los seguidores de todas las religiones".

Georgius III y Francisco


Francisco aplaude el periodismo que llama "injusticia a las injusticias"

Mientras tanto, el Pontífice aplaudió hoy a los periodistas que llaman "injusticia a las injusticias" y que realizan un periodismo de "personas para las personas", al recibir en audiencia a un grupo de una escuela de periodismo alemana.

Al recibir a los alumnos, profesores y dirigentes de este centro con más de 50 años de historia, Francisco les dio las gracias porque "como periodistas se dedican a las personas y llaman injusticia a las injusticias".

"Gracias por hablar de las cosas bellas que tal vez no terminan en la portada de los medios, pero que ponen a las personas en el centro. Gracias porque con vuestro estilo cristiano continúan haciendo un periodismo de personas para las personas", dijo Francisco en su discurso.

Francisco advirtió ante el peligro en la profesión de "dejarse ir por una opinión común, por un derrotismo y un pesimismo que paraliza y ciega".

Explico que a veces, "por costumbre", "permitimos que las cosas, vayan como van o como algunos han decidido que deben ir".

"Saltemos el muro de la tristeza y de la resignación y ayudemos a las personas a abrir los ojos y los oídos pero sobre todo el corazón para ser custodios los unos de los otros y así darse cuenta de ser hijos e hijas del único Padre", aconsejó.

Audiencia del Papa con periodistas alemanes