• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Shahbaz Bhatti, político pakistaní asesinado en 2011
Uno de los frutos de los sufrimientos de los cristianos es la multiplicación de los grupos y de las asociaciones que construyen puentes de fraternidad en el mundo, superando las diferencias de lengua, de cultura y a veces también de religión

(RD/Vatican News).-Al recibir en audiencia en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico a los treinta y tres miembros de la Asociación "Misión Shahbaz Bhatti", el Papa en su discurso saludó a "todos los cristianos de Pakistán, y de modo especial a los que viven en situaciones sumamente difíciles".

Francisco recordó la figura de Shahbaz Bhatti - el político católico, ministro de Minorías de Pakistán, asesinado el 2 de marzo de 2011 por islamistas a causa de su oposición a la ley de la blasfemia y su defensa de Asia Bibi - y manifestó que "su sacrificio está dando frutos de esperanza", de diálogo, de comprensión, de reconciliación, de fortaleza, de coraje y de mansedumbre.

"Y uno de los frutos de los sufrimientos de los cristianos - afirmó el Santo Padre - es la multiplicación de los grupos y de las asociaciones que construyen puentes de fraternidad en el mundo, superando las diferencias de lengua, de cultura y a veces también de religión".

 


Pakistán en el corazón de Francisco

El Papa Bergoglio animó a los miembros de la "Misión Shahbaz Bhatti" a ir adelante con un "estilo evangélico que une firmeza y docilidad, para asegurar asistencia a las víctimas de falsas acusaciones y, al mismo tiempo, para realizar signos concretos de lucha contra la pobreza y las esclavitudes modernas".

Por último Francisco les manifestó su deseo de que realicen una acción concreta en todas las zonas de Pakistán en favor de los cristianos y de otras minorías donde están más presentes y, lamentablemente - les dijo - también discriminados y hechos objetos de atropellos y violencias.

El Obispo de Roma se despidió agradeciéndoles su visita y les dijo que los acompaña con su oración y bendición, a la vez que les pidió que también ellos recen por él.