• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
Jóvenes y Papa
Y cada vez que nosotros vemos que existe la posibilidad de una pequeña guerra, tanto en casa como en mi corazón, en la escuela o en el trabajo, tratar de hacer la paz. Jamás, jamás herir al otro. Jamás

(C.D./Agencias).- El Papa Francisco ha recordado hoy que el Adviento es un momento especialmente indicado para buscar la paz. La paz con nosotros mismos, la paz en la familia, la paz en el mundo y también la paz en el trabajo o, en caso de los niños, en la escuela, para lo cual es especialmente importante, según el pontífice, que los jóvenes no les hagan "bullying" (acoso escolar) a los compañeros que no les caen bien o que son más débiles.

"También preguntemos a los niños: '¿Qué haces en la escuela? Cuando hay un compañero, una compañera que no te gusta, que es un poco odioso o es débil, ¿le haces 'bullying' o haces la paz?'", dijo Francisco en su homilía cotidiana en su residencia, Casa Santa Marta.

Francisco afirmó que se necesitan "constructores de la paz" sobre todo en "este tiempo de Adviento, de preparación a la venida del Señor que es el Príncipe de la paz" y que se puede empezar por "en el barrio, en la escuela, en el lugar de trabajo".

"¿Yo recurro siempre a alguna excusa para entrar en guerra, para odiar, para hablar mal de los demás? ¡Esto es hacer la guerra! ¿Soy bueno? ¿Trato de construir puentes? ¿No condeno?", preguntó el pontífice.

Jorge Bergoglio también invitó a construir la paz desde la familia porque "hay tantas tristezas en las familias, tantas luchas, tantas pequeñas guerras, tanta desunión a veces".

Exhortó a preguntarse "si la propia familia está en paz o en guerra, si uno está contra el otro, si hay desunión, si hay puentes o murallas que nos separan".

En este tiempo de Adviento, que precede la Navidad, para Francisco "debe ser aquella que 'pacifica', vivir con la paz en nuestra alma, en la familia y en el barrio".

"Y cada vez que nosotros vemos que existe la posibilidad de una pequeña guerra, tanto en casa como en mi corazón, en la escuela o en el trabajo, tratar de hacer la paz. Jamás, jamás herir al otro. Jamás", señaló.

Para no herir a los demás, Francisco aconsejó "no hablar mal de los demás, no tirar el primer cañonazo. Si todos nosotros hiciéramos sólo esto -no hablar de los demás- la paz avanzaría más".