• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El ex-cardenal McCarrick
El proceso vaticano contra el ex-cardenal abusador Theodore McCarrick está avanzando a una velocidad vertiginosa, demostrando una vez más que el Papa Francisco va en serio

(Cameron Doody).- El proceso vaticano contra el ex-cardenal abusador Theodore McCarrick está avanzando a una velocidad vertiginosa, demostrando una vez más que el Papa Francisco va en serio en su determinación de limpiar la Iglesia de los abusos.

Según fuentes de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ya ha concluido no solo la investigación sino también el testimonio del ex-arzobispo de Washington, y se espera ahora un veredicto antes de que tenga lugar la cumbre anti-pederastia en Roma del 21 al 24 de febrero.

Según informa la CNA, Doctrina de la Fe habría decidido procesar a McCarrick no a través de un juicio canónico formal y completo sino por medio de un "proceso penal administrativo" acelerado, dado la cantidad de pruebas que ya ha recogido contra el ex-purpurado. El dicasterio que preside el cardenal Luis Ladaria habría decidido con este proceso exprés que los indicios de que McCarrick es culpable son tan convincentes que no hacen falta los mecanismos legales que hacen que los juicios contra prelados se alarguen demasiado, inclusos hasta durante años en algunos casos. 

La clave ha sido no solo que el Papa quiere una resolución ejemplar del caso antes de que empiece su reunión con los presidentes episcopales de todo el mundo el mes que viene en Roma. Lo han sido también las tres víctimas menores en el momento de las agresiones y los ocho seminaristas que han declarado en contra del cardenal. Ahora,  McCarrick se enfrenta a múltiples cargos de abusos y mala conducta sexual tanto contra menores como contra adultos, además de delitos de captación sexual en el confesionario, el cual puede ser penado con la reducción al estado laical.

Ahora que ha concluido la investigación vaticana de McCarrick, será Doctrina de la Fe quien se reúne, quizás tan pronto como esta semana, para valorar los resultados del proceso. Se especula con que el Papa decida asumir el caso él mismo tras la próxima reunión de Doctrina de la Fe para que sea él quien emita el veredicto e imponga un castigo al ex-cardenal, cerrando así la posibilidad de que recurra el fallo y el caso se prolongue aún más en el tiempo.

Según una fuente consultada por la CNA, Roma no tiene ningún miedo de reducir a McCarrick, de 88 años, al estado laical, como a menudo tiene con otros curas ancianos por los que teme que sean demasiado viejo o enfermos como para cuidarse a sí mismos. "Doctrina de la Fe normalmente no expulsa del sacerdocio a alguien si eso le lleva a la calle, pero McCarrick siempre ha tenido dinero para gastar", explicó la fuente. Al Papa Francisco tampoco le tiembla la mano a la hora de castigar a los curas pederastas, como ha demostrado una vez más este pasado fin de semana cuando expulsó del sacerdocio por pederastia a un cura chileno y ex-capellán de los Carabineros, Luis Felipe Egaña.