Religión
Es la primera asociación deportiva de la Santa Sede, con el respaldo del Comité Olímpico
El equipo nace con unos 60 corredores de la Santa Sede, entre los que se encuentran curas, monjas, farmacéuticos, miembros de la Guardia Suiza o, incluso, un profesor de la Biblioteca Apostólica

(Jesús Bastante).- "El primer objetivo de la Athletica Vaticana es divertirnos, y correr, que es lo que nos unió. Esto es una novedad absoluta, porque dentro del Vaticano nunca se había creado una asociación deportiva". Melchor Sánchez de Toca es un sacerdote español, subsecretario del Pontificio Consejo de Cultura... y maratoniano.

El pasado abril tuvimos la suerte de correr juntos la Maratona di Roma. Y, desde ahora, máximo responsable de la primera asociación deportiva dependiente de la Santa Sede.

En la Athletica Vaticana los deportistas se unen a correr, pero también a rezar. La tarde antes del Maratón, en la iglesia de la Santísima Trinidad de los Españoles, deportistas de todas las nacionalidades nos unimos para orar, con la ya tradicional 'Oración del Maratonista'.

Y es que, explican sus responsables, el deporte siempre ha sido un elemento integrador en la sociedad, como instrumento de diálogo, paz y solidaridad.

 

 


 

 

Por ello resulta tan relevante el acuerdo suscrito entre el Vaticano y el Comité Olímpico Italiano para la creación de un equipo oficial de atletismo, con la idea de que la Santa Sede pueda competir a nivel internacional, en eventos como los Juegos Mediterráneos. Se espera que pronto se alcance un acuerdo similar con el Comité Paralímpico.

Por el momento, el equipo nace con unos 60 corredores de la Santa Sede, entre los que se encuentran curas, monjas, farmacéuticos, miembros de la Guardia Suiza o, incluso, un profesor de la Biblioteca Apostólica, que a sus 62 años sigue corriendo. "Nuestro objetivo no es sólo competir, sino promover la cultura y el atletismo para lanzar un mensaje de solidaridad y de lucha contra el racismo y la violencia de cualquier tipo", subraya Michael Ciprietti.


El debut del equipo se producirá en La Corsa di Miguel, que tendrá lugar en Roma el 20 de enero, una carrera de 10 kilómetros, pero en el horizonte están las Olimpiadas. Así lo sueña Sánchez de Toca: "Un sueño que hemos tenido muchas veces es el de ver la bandera de la Santa Sede entre las que aparecen en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos".