Religión
No a la prostitución
El reclamo es que se promuevan "campañas de sensibilización sobre las responsabilidades legales de quienes generan la aplicación de la trata de personas, tanto a nivel nacional como internacional, con la cooperación de todas las partes interesadas"

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano).- El Vaticano sugirió hoy que se debe criminalizar a los clientes de prostitución como forma de luchar contra la trata de personas y denunció los obstáculos que hay para su erradicación, incluida la corrupción.

"Comprar 'servicios sexuales' en todas sus formas, incluida la pornografía, el ciber-sexo en internet, el striptease y la danza erótica, es una lesión grave para la dignidad humana y la integridad humana, y una afrenta a la sexualidad humana", planteó hoy la Santa Sede en el documento "Directivas pastorales sobre la trata de personas", elaborado por la oficina de Inmigrantes y refugiados que depende directamente del Papa Francisco.

"Los Estados deben considerar la posibilidad de criminalizar a quienes se aprovechan de la prostitución u otras formas de explotación sexual que proporcionan las víctimas de la trata. La responsabilidad debe determinarse a lo largo de toda la cadena de suministro", reclamó el documento.

Según el Vaticano, la posibilidad de culpabilizar debe alcanzar "incluso cuando la trata de personas se utiliza para matrimonios forzados, servidumbre, mendicidad forzada, tráfico de órganos y explotación reproductiva".

En ese marco, el reclamo es que se promuevan "campañas de sensibilización sobre las responsabilidades legales de quienes generan la aplicación de la trata de personas, tanto a nivel nacional como internacional, con la cooperación de todas las partes interesadas".

El documento, que intercala citas de Jorge Bergoglio con condenas a la trata desde el inicio de su pontificado, denuncia que "la corrupción y la connivencia a nivel gubernamental deben ser firmemente denunciadas y perseguidas" para la lucha contra la trata.

En el documento publicado este jueves, el Vaticano expone su visión sobre causas, consecuencias y propuestas para la trata de personas, dentro de la que engloba a la prostitución el trabajo forzado, la esclavitud o la extirpación de órganos.

"Para facilitar la detección de la trata de personas y denunciarla, los organismos encargados de hacer cumplir la ley, los fiscales, las autoridades judiciales y los profesionales de la salud y la asistencia social deben recibir capacitación e información adecuadas sobre su identificación y sobre cómo iniciar procedimientos penales en Acuerdo con las leyes internacionales y nacionales aplicables", asevera el escrito presentado por el jesuita Michael Czerny, responsable de la sección sobre migraciones.

"La identificación y la denuncia de delitos relacionados con la trata de personas se ven obstaculizados por varios factores. Las investigaciones policiales son largas y difíciles. La recolección de evidencia sobre esta actividad criminal también se ve obstaculizada por la corrupción rampante y la falta de cooperación de las autoridades de los otros países", denuncia la Santa Sede.