Religión
El cardenal Raymond Burke, patrono de la Orden de Malta CNS

(Cameron Doody).- Otra prueba más de que el cardenal Raymond Burke mintió. El Papa quería que la crisis de 2016 y 2017 en la Orden de Malta por el escándalo del reparto de condones en el Extremo Oriente y en África se resolviera mediante un "diálogo" y no por la dimisión del supuesto responsable, el entonces Gran Canciller Albrecht Freiherr von Boeselager, de acuerdo con las palabras exactas de Francisco en una carta a Burke publicada por Wikileaks.

"La Orden debe asegurarse de que en las iniciativas y obras asistenciales de la Orden no se utilicen y difundan métodos y medios contrarios a la ley moral", escribe Francisco en la carta a Burke, Cardenal Patrono de la Orden de Malta, fechada el 1 de diciembre de 2016 y publicada este miércoles en un dossier de documentos sobre la crisis en el sitio de Julian Assange. "Si en el pasado surgieron algunos problemas en este ámbito, espero que se puedan resolver por completo", continúa el pontífice.

Bergoglio se refiere a una audiencia privada que mantuvo con Burke el 10 de noviembre en la que abordaron las conclusiones de una investigación de la Orden publicada en enero de 2016. En ella se descubrió que Malteser International, la agencia de ayuda humanitaria de la Orden de Malta de la que estuvo al frente von Boeselager como Gran Hospitalario, había distribuido miles de condones y anticonceptivos orales en Extremo Oriente y África para evitar la propagación de VIH-SIDA.

"De hecho, me disgustaría sinceramente si algunos altos oficiales -como Usted mismo me ha referido- incluso sabiendo de estas prácticas, sobre todo en relación con la distribución de anticonceptivos de cualquier tipo, no hayan intervenido hasta el momento para ponerles fin", prosigue el Papa en su carta a Burke. "Sin embargo, no dudo que, siguiendo el principio paulino de 'operar la verdad en la caridad', se pueda entrar en diálogo con ellos y obtener las necesarias correcciones", apunta el Papa.

 


Y es que Burke hizo caso omiso de esa petición del Papa de "operar la verdad en la caridad" en la Orden de Malta y resolver la crisis mediante un "diálogo", tal y como revela una carta de Burke al entonces Gran Maestro de la Orden, Matthew Festing, también filtrada por Wikileaks.

En esta misiva a Festing, Burke amenaza con que el Papa emprenda una visitación apostólica de la Orden -posibilidad no contemplada en la carta de Francisco a Burke- si Burke no obtiene la "cooperación plena" de la Orden en la tarea de purificar a la misma "de un espíritu mundano y del uso de métodos y medios [anticonceptivos] contrarios a la ley moral".

Un encargo que Burke presentó como una limpieza de supuestos masones que se habían infiltrado en la Orden, pese a que el Papa solo había expresado su preocupación por la posible pertenencia de algunos caballeros "a asociaciones, movimientos y organizaciones que sean contrarias a la fe católica o de un molde relativista".

La manera en la que Burke llevó a cabo lo que presentó como su encargo de Francisco de una "vigilancia necesaria" de la Orden se saldó con la dimisión forzada de von Boeselager como Gran Canciller el mismo 6 de diciembre de 2016.

Es decir, un resultado que fue diamétricamente opuesto a lo que el Papa quería para la Orden, tal y como observó el cardenal Pietro Parolin en una carta a Festing seis días después, cuando recordó que "en lo que se refiere al uso y difusión de métodos y medidas contrarias a la ley moral, Su Santidad ha pedido diálogo como la forma en que tratar, y resolver, los problemas que puedan surgir. ¡Pero nunca ha hablado de alejar a nadie!"

Bandera de la Orden de Malta