• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin

(C. Doody/Agencias).- "Neutralidad positiva". Así es como ha definido la postura de la Santa Sede con respecto a la situación en Venezuela el Secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, mientras que los obispos estadounidenses han expresado su solidaridad con sus homólogos venezolanos y han pedido una "justa y pacífica solución a la crisis" en el país caribeño.

"La actitud de la Santa Sede es de neutralidad positiva, no es la actitud de quienes se sientan delante de la ventana y observan de manera casi indiferente. Es la actitud de estar sobre las partes para superar el conflicto", aseguró Parolin en unas declaraciones a la televisión Tg2000.

"Son las partes las que deben moverse en este punto, tal como sucedió cuando la Santa Sede aceptó ser parte del diálogo", agregó el jefe de la diplomacia vaticana, en el canal propiedad de la Conferencia Episcopal italiana.

Y se remitió a las declaraciones que hizo el Papa Francisco en el avión que le trajo de regreso de Emiratos Árabes Unidos esta semana, cuando dijo que "para que se haga una mediación, se necesita la voluntad de ambas partes. Las condiciones iniciales son claras: que las partes lo pidan, siempre estamos disponibles".

Tanto el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, -que ha enviado una carta a Francisco- como el autoproclamado presidente Juan Guaidó han pedido la ayuda del papa para superar la crisis.

Maduro señaló que está "al servicio de la causa de Cristo. Y con este espíritu le he pedido ayuda en un proceso de facilitación y de reforzamiento del diálogo", en unas declaraciones a Sky24.

Y Guaidó, por su parte, dijo a la misma televisión italiana: "hago un llamamiento a todos aquellos que pueden ayudarnos, como el Santo Padre, y todas las diplomacias, a que puedan colaborar para el fin de la usurpación, para un gobierno de transición y que lleve a elecciones verdaderamente libres".

 


Los obispos de EEUU expresan su solidaridad ante la "grave" situación humanitaria

Por otra parte, Timothy P. Broglio, Arzobispo para los Servicios Militares de Estados Unidos y Presidente del Comité de Justicia Internacional y Paz de la Conferencia Episcopal, emitió un comunicado para expresar su solidaridad con los obispos de Venezuela.

A continuación, el texto completo del comunicado del Arzobispo Broglio:

En nombre de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, expreso nuestra solidaridad con los Obispos de Venezuela y con todos aquellos que están trabajando por una justa y pacífica solución a la crisis en esa nación. La situación humanitaria es grave. La severa malnutrición y la muerte por enfermedades tratables afectan a un creciente número de venezolanos.

Estoy agradecido con el compromiso del Gobierno de Estados Unidos de brindar la asistencia humanitaria que los venezolanos necesitan desesperadamente. Insto a la Administración a ayudar a facilitar la provisión de asistencia humanitaria y, cuando sea necesario, a coordinar las opciones de migración segura para evitar más sufrimiento. La Iglesia en Venezuela, tal como sus Obispos lo declararon el 4 de febrero, actúa 'de acuerdo con los principios de independencia, imparcialidad y humanidad', y está dispuesta a ayudar a distribuir la asistencia de manera justa y equitativa.

Que Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, cuide a todos los venezolanos mientras luchan por la paz y la prosperidad en su país.