Religión
Víctimas de abusos del clero se manifiestan en Roma
Para Zenardi, "la campaña de tolerancia cero anunciada por el Vaticano se ha convertido en credibilidad cero"

(José M. Vidal/Agencias).- Algunas de las víctimas de abusos por parte del clero han manifestado este domingo su indignación y decepción por las palabras del papa Francisco tras la cumbre celebrada en el Vaticano al considerar que no hay medidas concretas sino solo frases hechas. Así piensa, por ejemplo, el español Miguel Hurtado. En cambio, se muestra más conciliador Juan Cuatrecasas, el padre de la víctima del Gaztelueta.

Miguel Hurtado, que denunció abusos sexuales en el pasado por parte de un monje de la abadía de Montserrat y es uno de los portavoces de la Organización Global de Víctimas (ECA), ha afirmado que las palabras del papa Francisco han sido como "un guantazo".

"El papa Francisco ha dado un guantazo a todas las víctimas de pederastia de los cinco continentes que han llegado hasta Roma para exigir explicaciones", dijo el psiquiatra y activista al termino del discurso de Francisco.

Hurtado denunció que la mitad del discurso del pontífice estuviese dedicada a "los abusos fuera de la Iglesia". "Nosotros hemos sido abusados dentro de la Iglesia, por sacerdotes católicos, por monjes y maestros católicos. Esperábamos una respuesta que el papa no nos ha dado", agregó.

"No pone ninguna medida sobre la mesa" Respecto a los ocho puntos que indicó el papa para combatir los casos de abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia, Hurtado ha dicho que "eran muy genéricos" y que les falta "concreción".

Entre esos puntos estaba la necesidad de "defender a los menores" y para ello instó "a cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Iglesia".

Así como la obligación de una total "seriedad" de la Iglesia a la hora de abordar los casos, y aseguró que "no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes".

Francisco también indicó la necesidad de tener más cuidado en "la selección y la formación de los candidatos al sacerdocio".

"No ha hablado de entregar a la Justicia a los responsables, de entregar los documentos a la magistratura y no destruirlos como desveló uno de los obispos, no ha dicho que los responsables de los abusos van a perder su puesto de trabajo, ni de indemnizar económicamente a las víctimas... No pone ninguna medida en la mesa", lamentó.

Hurtado consideró que si el papa hubiera recibido a los miembros de las asociaciones de víctimas no habría hecho un discurso tan lamentable. Explicó que durante la reunión que sí mantuvieron con el comité organizador se había entregado una "agenda de cambios" y "un plan de acción" pero, "como siempre, no nos han escuchado".

Por su parte, el italiano Francesco Zanardi, presidente de la Red de Víctimas del país, también lamentó que el papa ha pronunciado solo "frases hechas" y no ha hablado de "procedimientos concretos, de dimisiones de obispos, de denuncias a la magistratura". Calificó esta reunión de tres días en la que han participado 190 líderes de la Iglesia católica como una "gran desilusión", al igual que el discurso del papa.

Afirmó que "la campaña de tolerancia cero anunciada por el Vaticano se ha convertido en credibilidad cero". "El Vaticano a los ojos de mis colegas ya no es creíble", sentenció.

Por su parte, Juan Cuatrecasas se muestra más conciliador. Asegura que su reaccion tras el discurso del Papa es "positiva, pero con cautela y escepticismo". A su juicio, se trrata de "un inicio", pero considera inevitavble crear "comisiones externas indeopendientes a imparciales". Y concluye: "Palabras positivas del Papa pero sólo lo serán cuando la maquinaria propuesta comience a moverse y veamos hechos, no solo palabras".

Texto completo de la reacción de Juan Cuatrecasas

Nuestra opinión respecto al denso alegato del Papa Francisco durante la Misa de hoy en la Sala Regia Vaticana en contra de la pederastia en las filas de la iglesia no puede ser mas que positivo pero con el respeto debido también de cautela y de escepticismo.

Sabemos que todo lo expuesto es un inicio, un programa de varios puntos de necesario, urgente e ineludible cumplimiento. Pero es necesario crear una estructura externa que monitorice y controle el cumplimiento estricto de todo ello.

También es una exigencia que todos los ámbitos y congregaciones, por supuesto también las prelaturas deban tener la exigencia urgente de cumplir con estos puntos, uno a uno. Maristas, Jesuitas, Salesianos, Sodalicio, Opus Dei, seminarios mayores y menores, obispados, ámbito cardenalicio, clérigos y religiosos, todos deben ser fieles con la palabra del Papa hoy.

La creación de comisiones externas con profesionales independientes e imparciales que ayuden y controlen el seguimiento y cumplimiento de las propuestas surgidas tras la cumbre es necesaria e imprescindible. De lo contrario nuestro escepticismo no cambiará y seguiremos en la denuncia del tratamiento que la iglesia da a sus víctimas, víctimas de pederastia.

En ese sentido quiero hacer un llamamiento y exigir que el Opus Dei y el resto de congregaciones y prelaturas den un paso definitivo al frente, reconozcan sus errores y a sus víctimas y pongan con sincera humildad a disposición de las víctimas los cauces adecuados para cumplir las propuestas surgidas de esta cumbre. Si el silencio y el encubrimiento, la cosmética y el barniz, siguen presidiendo su omisión del deber cristiano de socorro, seremos duros e implacables como lo hemos sido hasta ahora.

Palabras positivas del Papa pero sólo lo serán cuando la maquinaria propuesta comience a moverse y veamos hechos, no solo palabras.