Religión
El papa Francisco con el cardenal Philippe Barbarin. EP

Es un asunto tan turbio, doloroso y triste, que hasta cuesta habla de él (Iglesia Católica: 11 obispos españoles han encubierto casos de abusos en los últimos 40 años).

El Vaticano ha anunciado este 19 de marzo de 2019  que el Papa Francisco ha decidido rechazar la renuncia del cardenal francés Philippe Barbarin, condenado a principios de este mes en Francia por no haber denunciado a un cura acusado de abusos a menores.

El Papa ha dejado a Barbarin "libre de tomar la mejor decisión para su diócesis", la cual resultó ser la de "retirarse por un período de tiempo", se ha comunicado desde el Vaticano a través de una breve nota. Una toma de posición que implica que, de momento, el arzobispo de Lyon mantendrá sus títulos eclesiásticos.

Explica Irene Sabio en 'El Periódico' que la inesperada decisión papal sobre uno de los hombres más influyentes de la Iglesia francesa fue recibida con cierto estupor por los analistas, tras que en el año pasado el Vaticano acabara nuevamente en el ojo del huracán por su gestión de algunos casos de abuso sexual en países tan distantes como Chile y Australia.

Algo que fue sucedido por una cumbre antipederastia celebrada en febrero en el Vaticano, que decepcionó a muchas víctimas.

 En octubre pasado, el Vaticano invocó la inmunidad diplomática para el sacerdote español Luis Ladaria, el actual prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, lo que evitó que el prelado testificase en el juicio contra Barbarin.

Otro elemento, según algunos vaticanistas, sería que la decisión del Tribunal de Lyon -divulgada el pasado 7 de marzo y que ha previsto un castigo de seis años de prisión con exención de cumplimiento de pena- es una condena en primera instancia y Barbarin se ha apelado inmediatamente.

Algo que se suma a que el sacerdote acusado de pederastia, Bernard Preynat, todavía no ha sido juzgado. Razón por la que el Papa habría aceptado la "presunción de inocencia" de Barbarin -quien recibió la primera denuncia explícita contra Preynat en 2014-, aunque esto no fue comunicado expresamente por el Vaticano.

Antes del anuncio, el Papa recibió el lunes al cardenal francés, en un encuentro cara a cara que duró una veintena de minutos y que se celebró en el Palacio Apostólico del Vaticano, donde Francisco suele recibir a sus invitados de menos confianza. Una reunión que se llevó a cabo a puerta cerrada y sobre la cual el Vaticano, pese la gran expectación de la prensa francesa por uno de los mayores escándalos de pederastia que ha sacudido a la Iglesia de ese país, no difundió detalle alguno.

Así y todo, el entorno del Papa ha hecho filtrar que el Vaticano cree que el cardenal será exculpado en el segundo procedimiento. Tanto así que el pasado 7 de marzo, la Conferencia Episcopal francesa comentó los hechos al afirmar que, "como cualquier ciudadano francés, el cardenal Barbarin tiene el derecho de utilizar las posibilidades disponibles.

Es lo que él ha hecho y esperamos el resultado de este nuevo procedimiento", según dijeron, en referencia al proceso de apelación que los abogados de Barbarin han solicitado.

En estas circunstancias, el Vaticano también ha decidido que, durante el tiempo en el que Barbarin permanecerá alejado de la vida pública, Yves Baumgarten, el actual vicario de la diócesis de Lyon, asumirá la gestión de esa comunidad religiosa. Una situación que, posiblemente, se mantendrá hasta que las autoridades francesas emitan su segunda sentencia.