Religión
Jordi Evole, el Papa Francisco y el tirano Nicolás Maduro. EP

Habrá quien zanje el asunto con un lacónico 'Dios los cría y ellos se juntan', pero el tema tiene matices y aristas (El papa Francisco se lava las manos como Poncio Pilato en los casos de Nicaragua y Venezuela).

Se lo pregunta en voz, retóricamente pero con cierta indignación, Marco Ballesteros este 30 de marzo de 2019 en 'EsDiario': "¿Cómo es posible que el Santo Padre se deje entrevistar por Salvados antes que por Cope, Trece, Antena 3 o Abc?".

Hay una respuesta a botepronto, que cualquiera que siga la actualidad política mundial podría dar ('El Puma' despotrica contra el tirano Maduro y el 'pringoso' Papa Francisco).

Pero es el propio Marco Ballesteros quien lo explica con detalle:

Todos los medios de comunicación han intentado entrevistar al Papa Francisco. Pero solo dos lo han logrado en España (Alfonso Ussía crucifica al Papa Francisco por sus miramientos hacia el sanguinario tirano de Nicolás Maduro).

El País, en enero de 2017, y ahora La Sexta, para el programa Salvados que dirige y presenta Jordi Évole (El Papa Francisco y su venenoso comentario: "Viajaría a España si primero se ponen de acuerdo ustedes").

El cara a cara entre el periodista catalán, muy alineado con posiciones de izquierdas, se emitirá este domingo y ya ha levantado un alud de suspicacias, polémicas y sorpresas que el propio Évole calienta con el adelanto de su contenido (El Papa Francisco rechaza la dimisión del cardenal Barbarin, condenado por ocultar a un pederasta).

"Me van a silbar los oídos por lo que dirán medios pertenecientes a la Iglesia", ha señalado en El Intermedio Évole en el adelanto de su encuentro papal, en un mensaje dirigido directamente a la Cope y Trece TV, los dos medios de titularidad eclesiástica que, paradójicamente, no han podido entrevistar al Pontífice pese a tener comunicadores como Carlos Herrera o Antonio Jiménez y que ahora verán cómo sus palabras se utilizan, según el responsable de Salvados, contra ellos (Video: El brusco gesto del Papa Francisco para que los feligreses no besaran su anillo).

Oficialmente nadie dice nada en los medios tradicionalmente ubicados en el espectro del centro derecha en España, como Abc, La Razón, El Mundo o Antena 3, pero en todos ellos la perplejidad con el Vaticano es mayúscula.

Cuando no la indignación, que crecerá tras conocer de boca de Évole cómo Francisco, al parecer, se suma de algún modo a las críticas que todos esos periódicos, radios o televisiones suelen sufrir desde una izquierda mediáticamente hegemónica.

¿Por qué Evole?

¿Por qué el Papa se deja entrevistar por Évole y no por el resto? A la gran pregunta el periodista de La Sexta le pone respuesta, aunque no sea fácil de creer:

"Llevábamos desde el año 2015 con nuestro jefe de redacción enviando mails a gente del Vaticano, y posteriormente adoptamos una táctica más primaria y cada vez que alguna personas iba a una audiencia papal le decíamos que cuando le saludase le diese una carta de nuestra parte".

Si fuera por pura insistencia, el Papa tendría que haber aceptado también otras peticiones más intensas y antiguas. Hay algo más, pero nadie sabe cuál es la causa real del extraño encuentro, que al menos en la versión de Évole dejará mal parados a los medios conservadores y liberales y, en general, a todo ese espectro ideológico.

"Hay algún mensaje para los medios periodísticos que pertenecen a la Iglesia que tampoco va a gustar mucho", le dijo el periodista a Wyoming antes de presagiar que el lunes por la mañana le "pitarán los oídos" por lo que dirán algunos periódicos y radios.

Que la entrevista al Papa, que algunos explican por el deseo de la Santa Sede de culminar su cruzada contra la pederastia en la Iglesia acudiendo a hacer penitencia en los medios más proclives a estigmatizar a toda la institución por esa epidemia de casos ahora conocidos, se percibe en La Sexta como un aldabonazo a su línea editorial y una derrota de la antagónica en plena precampaña electoral, lo evidencia la charla entre Évole y Wyoming y el contendido del encuentro papal.

"Empezamos hablando de temas muy banales como dónde y con quién había comido, etc. Y con preguntas de este tipo, entró en el juego y nos acabó contestando a todo menos a una pregunta, la de su opinión sobre la exhumación de Franco".

En cambio, según Évole el Papa estuvo muy contundente con un asunto, "el de la memoria histórica en nuestro país y cómo sigue habiendo partidos políticos que no quieren destinar ni un duro a eso".

El Pontífice le respondió que "una sociedad no puede sonreír al futuro teniendo a sus muertos escondidos".

Se refiere a los desaparecidos en fosas y cunetas, algo que ningún partido ha discutido nunca y que tanto el Gobierno de Zapatero cuanto el de Sánchez utilizan de reproche al PP para luego, en la práctica, no haber avanzado nada en la recuperación de restos. La entrevista del domingo traerá cola, pero ya ha suscitado perplejidad antes de su propia emisión.