• Director: José Manuel Vidal
Vida Religiosa
Admiten que desde finales de los 80 la dirección "tuvo conocimiento" de los hechos
Nuestro empeño sigue siendo que prevalezca la verdad y que el paso del tiempo no sea una excusa para dejar en el olvido los hechos denunciados

(Jesús Bastante/Agencias).- Los salesianos han pedido perdón a las víctimas de abusos sexuales y físicos en su colegio de Deusto, por una actuación "a todas luces insuficiente". En un comunicado, la congregación pide perdón por los abusos llevados a cabo por un profesor en los años 80, admitiendo que, al menos desde finales de 1989, la dirección "tuvo conocimiento de dos casos".

"Nos consta que en los meses siguientes la persona señalada abandonó el centro y la Congregación", agrega la nota, que vuelve a pedir perdón "por no haber actuado entonces con la diligencia que la gravedad de estos casos requería".

Tras indicar que no puede "siquiera imaginar el dolor y la rabia que han podido sufrir durante todo este tiempo", lamenta que a los hechos denunciados que se están conociendo "se unen más de treinta años de condena en silencio, lo que hace más grave, si cabe, los sentimientos de amargura e incomprensión".

 

 


 

 

De cara al futuro, los salesianos se comprometen a "seguir investigando y actuar en consecuencia. Es un compromiso que la Congregación ha asumido y que llevará a cabo hasta el final". Sobre las víctimas, claridad: "Queremos escucharles y ayudarles. Seguimos estando a su entera disposición.

En el ámbito civil, la congregación ya ha contactado con la Ertzaintza para colaborar en el curso de las investigaciones, al tiempo que anuncia "una comisión externa de ayuda a las víctimas que así lo deseen", que estará formada por "especialistas en derecho y psicología que apoyen y asesoren a las víctimas".

 

 


 

 

Comunicado de los salesianos:

La Congregación Salesiana reitera su apoyo ypetición de perdón sincero a las víctimas que han denunciado abusos sexuales y físicos en el Colegio de Deusto en los años 80. En el estado actual de la investigación interna hemos constatado que a finales de 1989, la dirección del centro, tuvo conocimiento de dos casos.

Nos consta que en los meses siguientes la persona señalada a la dirección abandonó el centro y la Congregación. Nuestra actuación fue a todas luces insuficiente, por esta razón reiteramos nuestra petición de perdón por no haber actuado entonces con la diligencia que la gravedad de estos casos requería.

No podemos siquiera imaginar el dolor y la rabia que han podido sufrir durante todo este tiempo. A los hechos denunciados y que estamos conociendo se unen más de treinta años de condena en silencio, lo que hace más grave, si cabe, los sentimientos de amargura e incomprensión.

No cejaremos en nuestro empeño de seguir investigando y actuar en
consecuencia. Es un compromiso que la Congregación ha asumido y que llevará a cabo hasta el final. Durante este tiempo, estamos escuchando a las víctimas que se han dirigido a nosotros. Hacemos un llamamiento a todas para que contacten con nosotros. Queremos escucharles y ayudarles. Seguimos estando a su entera disposición.

Seguimos recabando información, hablando con las víctimas y con diferentes personas que, hace 30 años, formaban parte de la comunidad educativa. En este sentido hemos contactado con la Ertzaintza para colaborar en lo que se nos demande en el curso de las investigaciones que se están llevando a cabo por las autoridades civiles.

Además de esta actuación, la Congregación Salesiana va a crear una comisión externa de ayuda a las víctimas que así lo deseen. Esta comisión estará formada por especialistas en derecho y psicología que apoyen y asesoren a las víctimas.

Nuestro empeño sigue siendo que prevalezca la verdad y que el paso del tiempo no sea una excusa para dejar en el olvido los hechos denunciados. Agradecemos el valiente paso que han dado las víctimas y queremos, de nuevo, ser sensibles a su dolor y sufrimiento. Valoramos positivamente y queremos expresar nuestra solidaridad con la concentración de apoyo a la víctimas que va a celebrarse esta tarde.

La Congregación Salesiana, y toda la comunidad educativa de Salesianos
Deusto, trabajan para que hechos de esta naturaleza no puedan suceder en
ninguno de nuestros centros. Formamos personas y nuestro compromiso con ellas incluye erradicar cualquier atisbo de conducta que pudiera perjudicar a nuestros alumnos.

Nos gustaría recordar las palabras del Papa Francisco cuando decía que
mirando hacia el pasado nunca sería suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse.