Salud
Cirujanos Pixabay/ Imagen ilustrativa

Un paciente se encuentra en coma tras un accidente. Después de varias evaluaciones, algunos de los mejores neurólogos del país aseguran que las probabilidades de sobrevivir son mínimas. Sin embargo, una inteligencia artificial realiza su propio análisis cerebral del paciente y asegura que sobrevivirá. El paciente despierta del coma tras un año, según recoge Cristian Rus en xataka.

Este caso se produjo en China con un paciente de 19 años que tenía una grave lesión en la sien. Pero no ha sido un caso aislado, sino que se han dado hasta seis casos más en los que los médicos no pronosticaron una recuperación y la máquina sí, acertando. Se trata de una nueva inteligencia artificial desarrollada en China durante los últimos ocho años. ¿Su misión? Evaluar si un paciente puede despertar de un coma o no.

Esta inteligencia artificial ha sido desarrollada por la Academia de Ciencias de China y el Hospital General PLA de Pekín. Hasta el momento, ha logrado una precisión de casi el 90% según los investigadores. La máquina realiza escaneos cerebrales para analizar el estado y funcionamiento de todas las partes del cerebro. De esta manera puede determinar cuáles son las posibilidades de supervivencia o de que despierte del coma un paciente.

Escaner Máquina de resonancia magnética.

¿La razón para que sea mejor que los médicos? Según indican los investigadores se debe a que la máquina consigue ver en las resonancias magnéticas pequeños cambios en el flujo sanguíneo que los médicos no llegan a ver. Las actividades neuronales son demasiadas como para que un humano pueda analizarlas al completo, sin embargo el ordenador puede examinarlas todas y analizar los patrones que siguen. Eso sí, no siempre ha acertado, en una ocasión por ejemplo predijo (al igual que los médicos) que el paciente no despertaría y lo hizo.

En China, cuando un paciente se encuentra en estado de coma, los médicos le otorgan tras la evaluación una puntuación de 0 a 23. En esta escala se determina sus posibilidades de despertar según los conocimientos de los médicos. A partir de un mínimo de puntuación establecido, los familiares pueden decidir si desconectar o no al paciente. La inteligencia artificial, al igual que los médicos, otorga una puntuación.

Ss

Desde 2010 esta inteligencia artificial trabaja codo con codo con los neurólogos del departamento de neurocirugía del Hospital General PLA de Pekin. Hasta el momento ha ayudado a diagnosticar más de 300 casos, mejorando su precisión progresivamente a lo largo de los años. En la mayoría de ocasiones el diagnóstico coincide con el de los médicos, y por supuesto en todos los casos los médicos también realizan su propio diagnóstico.

La idea de este tipo de máquinas es, como cualquier herramienta, aligerar el trabajo de los humanos, en este caso los médicos. Automatizar procesos tediosos puede ser de un valor enorme para los hospitales, pudiendo dedicar los recursos humanos a otras áreas.

Desconectar o no al paciente sigue siendo una decisión final de los familiares.

Desconectar o no al paciente y seguir o no con los tratamientos en todo momento sigue siendo una decisión final de los familiares del mismo. Ni los médicos ni la inteligencia artificial determinan si un paciente en coma debe seguir con el soporte vital. ¿Influirá más el diagnóstico de la máquina o el de los médicos en los familiares? Lo más probable es que influya el resultado más positivo de todos.

Según ha indicado uno de los investigadores de esta inteligencia artificial, tomar la decisión más racional (la más objetiva, ergo la de la máquina) puede ahorrar muchos gastos médicos y recursos de los familiares. También aseguró que, hasta ahora, no hay señales de que el gobierno tenga planes de quitarle el poder de la decisión final a los familiares. Pero de un país que tiene un sistema de vigilancia y puntuación de los habitantes basado en IA, de todo se puede esperar.

VÍDEO DESTACADO: La Inteligencia Artificial cambiará el modo en que hacemos medicina