Salud
Una mujer realizándose una mamografía. EP

La dermopigmentación es una técnica que introduce un pigmento de un color determinado justo debajo de la primera capa de la piel; en el caso de haber sufrido un cáncer de mama se pueden crear areolas "casi idénticas a las de las mamas sanas", por lo que esta técnica se convierte en "clave" para la recuperación de la autoestima y del positivismo después de sufrir un proceso oncológico, según ha declarado la presidenta de la Asociación de Micropigmentación Estética, Paramédica y Oncológica (AMEPO), María Dolores Pérez.

"Para una mujer que ha superado un cáncer de mama, es muy difícil cerrar el proceso con una secuela física tan íntima que le impide reconocerse desnuda frente al espejo", según la experta, quien ha señalado que esta técnica se aplica de diferente manera según cada caso.

Por ejemplo, cuando hay ausencia de una areola, la areola natural es "el referente para establecer los parámetros de color y forma", pero en casos de ausencia de las dos areolas, se intenta aplicar unos parámetros de color, forma y detalles de textura "lo más adecuados a las características morfológicas de la paciente, obteniendo un resultado de naturalidad y simetría", detalla. Asimismo, cuando el pezón no está reconstruido, se crea con las tonalidades un efecto 3D que dará la apariencia de volumen en el pezón.

Según la opinión del director del servicio de Cirugía Plástica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y del Hospital del Mar de Barcelona, Jaume Masià, "la reconstrucción de la areola-pezón es determinante en las reconstrucciones mamarias ya que es el eje y el punto de mayor proyección del pecho".

En concreto, según los últimos datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), solo el 16 por ciento de las mastectomías se reconstruyen de inmediato en España. Por ello, "es muy importante que técnicas como la dermopigmentación se implementen en este proceso ya que contribuyen a que la paciente tenga una percepción real y completa de recuperación y ayudan a superar el bache emocional tras la intervención", ha añadido el doctor.

En España, la dermopigmentación oncológica es aún una técnica poco conocida, de ahí que desde AMEPO resalten la importancia de que los cirujanos informen a sus pacientes sobre esta posibilidad tras la reconstrucción mamaria. Se trata de una técnica indolora y que, a diferencia del tatuaje, es semipermanente, han explicado desde la entidad.

En abril de este año la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó la proposición no de ley presentada por AMEPO por mediación del PSOE, en la que instaba a incluir en el Sistema Nacional de Salud la dermopigmentación para la reconstrucción de areolas en las mujeres sometidas a mastectomía.

"Es una gran noticia, desde AMEPO estamos muy satisfechos con este primer paso y confiamos en que la dermopigmentación tras un cáncer de mama esté implementada en los hospitales a nivel nacional en un breve periodo de tiempo", ha concluido Pérez.