Salud
Consejos embarazo

Lo primero que nos viene a la cabeza, a la gran mayoría, cuando se habla de embarazo es una silueta de mujer regordeta o con una tripa inmensa. Por ello, durante el embarazo hay que aprender a comer bien, pero sobre todo, a nutrirse de forma que no se coma por dos, sino que lo que se coma alimente a la madre y al futuro bebé de forma adecuada, para evitar enfermedades futuras no deseadas y evitables.

Pero tampoco hay que obsesionarse, sino nutrirse de la forma más natural posible. La embarazada no deben saltarse las comidas y es recomendable que coma alimentos ricos en fibra, que elija bocadillos saludables si ha de comer fuera, que coma frutas y verduras frescas, y hasta 350 gramos de pescado por semana, seguir la dieta mediterránea es muy buena opción, no sólo para la embarazada sino también para el resto de la familia.

Limitar la cafeína y evitar el alcohol, pese a que hoy día está de más decirlo con toda la información que tienen las mujeres embarazadas, siempre es bueno recordarlo para que no se olvide.

Si el ginecólogo se lo recomienda tomar vitaminas prenatales, o los suplementos de hierro y calcio que le recete, nunca se ha de automedicar sola.

En cuanto al ejercicio, se recomienda seguir siempre las indicaciones del ginecólogo o de la matrona de la embarazada, y sino hay ningún impedimento para realizar ejercicio, es recomendable iniciarse en la práctica Kegels para un parto más fácil.
Pilates, Yoga, natación y las caminatas le ayudarán a controlar el aumento de peso, a mejorar la circulación, así como a mejorar el estado de ánimo y le ayudarán a dormir mejor.

Respecto a las ocupaciones, si es posible quite y delegue de su lista de tareas pendientes: levantar objetos pesados, subir escaleras de mano, cambiar la arena para gatos, el contacto con productos químicos agresivos, pararse cerca de una estufa caliente... Ya tendrá tiempo para ello más adelante.

Las compras, si puede es aconsejable que se compre zapatos cómodos con buen soporte. Comprar ropa elástica que sea transpirable, porque comenzará a hincharse, quizás tenga alguna retención de líquido, piernas cansadas, varices, etc.
Si se estresa al ir de compras, o no le apetece, o se cansa demasiado, siempre puede recurrir a comprar por internet la ropa que necesite. Hoy día es habitual hacerlo, y una de las ventajas de comprar online es la gran cantidad de información sobre los productos que se pueden encontrar en internet. Los consumidores quieren comparar precios, leer opiniones de otros usuarios y ver lo que les ofrecen las tiendas online. Por ello, los comparadores de precios están de moda, y a las embarazadas les ahorran el tiempo de desplazamiento de ir a la tienda física, y eso cuando tienes las piernas hinchadas, o te pesa demasiado la barriga es de agradecer, y también les ahorran dinero porque encuentran el mejor precio del producto que buscan, de forma cómoda y sin moverse de su casa.

La piel de las embarazadas es muy sensible, por ello, ama tu piel, usa protector solar aunque no sea verano, ni haya mucho sol, evita los aceites esenciales de romero, enebro, y salvia porque pueden causar contracciones uterinas.

Mímate, regálate con una noche de chicas, con paseos tranquilos o con días de spa. ¡Una vez que llegue tu bebé, serás una mamá muy ocupada!